Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los jóvenes catalanes forman parte del colectivo que, debido a la crisis, emigraron / CG

El retorno de los catalanes que emigraron por la crisis, otro fallido proyecto del Govern

De los 300.000 ciudadanos de Cataluña que viven en el exterior, 139.468 se fueron por la recesión de 2008; la Generalitat solo ha destinado 500.000 euros a facilitar el regreso digno de 524 personas

7 min

Miles de catalanes emigraron a consecuencia de la crisis económica de 2008 y ahora tienen dificultades para regresar a Cataluña debido, entre otros motivos, al recorte pactado en 2011 entre PP y CiU de la ley de medidas de apoyo al retorno de los catalanes emigrados y sus descendientes. La mayoría se desplazaron a Venezuela, Argentina y Estados Unidos para encontrar una vida mejor.

Actualmente, más de 300.000 catalanes residen en el exterior, de los que 139.468 emigraron entre 2008 y 2018. Pero el Govern solo ha activado el retorno digno de 524 personas y ayudas que no superan los 582.514 euros.

Condición de "persona retornada"

Según los datos facilitados por la Consejería de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia que dirige Chakir El Homrani, desde el 1 de enero de 2008 hasta la actualidad se han tramitado un total de 610 expedientes y 524 personas han obtenido la condición de catalán retornado.

Los motivos de denegación han sido el incumplimiento de alguno de los requisitos previstos por la normativa: tener más de 18 años; estar empadronado en cualquier municipio de Cataluña inmediatamente antes de la fecha de emigración; haber residido en un Estado extranjero el tiempo mínimo requerido (tres años continuos); estar empadronado en cualquiera de los municipios de Cataluña; y pedir la condición en el plazo máximo de seis meses desde la entrada en Cataluña.

Los países de emigración, por orden de importancia, han sido Venezuela, Argentina, Estados Unidos, México, Cuba, Brasil, República Dominicana, Reino Unido, Uruguay, Chile y Colombia.

La mayoría de las personas emigradas llevaban más de tres años viviendo en el extranjero. Existen, en este sentido, tres colectivos diferenciados: personas con edad laboral que se marcharon fuera y quieren volver (las estancias en este caso son menos de diez años); mayores de 65 años que emigraron y vivieron en el exterior mas de 15 años; y el colectivo de hijos, nietos y bisnietos de catalanes que no han estado nunca en Cataluña.

Ayudas destinadas

El importe destinado al Plan de Ayuda al Retorno entre el 1 de enero de 2008 y el 21 de diciembre de 2019 fue de 582.514 euros.

El plan comprende una prestación única de 956,13 euros por cada persona catalana que la solicite para compensar los gastos de primera necesidad, explica el consejero de Trabajo, Chakir El Homrani, en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por la diputada de Catalunya en Comú-Podem, Susanna Segovia.

Sin embargo, a juzgar por el número de catalanes que residen en el exterior, la implementación del Plan de Ayuda al Retorno de la Generalitat es insuficiente. La Comisión por el Retorno Digno, impulsora de la campaña #SomMésDe300Mil --cuyo nombre responde al número de catalanes residentes en el extranjero-- ha elaborado una encuesta para conocer los problemas de los emigrados, tales como el derecho a voto, la cobertura sanitaria o la nacionalidad para los descendientes, y plantear medidas. Entre ellas, la creación de un Plan de retorno digno.

Propuesta de resolución parlamentaria

A principios del mes de marzo, la diputada Segovia presentó una propuesta de resolución (PR) en el Parlament sobre los catalanes en el exterior, con la finalidad precisamente de impulsar ese plan. En esa iniciativa se explica que “con el estallido de la crisis económica de 2008, miles de catalanes emigraron en busca de nuevas oportunidades. Si miramos los datos, durante la década de 2008 a 2018 se marcharon un total de 139.468 catalanes, unos datos que manifiestan la profundidad de la crisis económica en nuestro país”.

Este hecho, añade, “implica no sólo la imposibilidad para garantizar unas condiciones de vida dignas para miles de catalanes que tuvieron que buscar oportunidades fuera, sino que además supone una gran pérdida de capital para el propio desarrollo de Cataluña”.

La diputada de Catalunya en Comú-Podem, Susanna Segovia, presenta una propuesta de resolución para el retorno de los catalanes que emigraron por la crisis / EN COMÚ PODEM
La diputada de Catalunya en Comú-Podem, Susanna Segovia, presenta una propuesta de resolución para el retorno de los catalanes que emigraron por la crisis / EN COMÚ PODEM

Pero, a juicio de los comunes, “estamos lejos de revertir las consecuencias económicas y sociales que generó la crisis económica iniciada en 2008. Sin embargo, debemos avanzar en políticas que permitan reducir la desigualdad y la exclusión social y que garanticen derechos para aquellos sectores que fueron más afectados, entre los que se encuentran aquellas personas que ante la falta de oportunidades tuvieron que emigrar”.

Por ello, en la PR se instaba al Govern a realizar un estudio y análisis de la emigración y el retorno desde 2008 a 2019 con el fin de conocer las causas de la emigración y las limitaciones que tienen las personas devueltas, como por ejemplo el acceso a la Renta Garantizada de Ciudadanía.

Reactivar la Oficina de Ayuda al retorno

También se exige la reactivación de la Oficina de Ayuda al Retorno y la Red de Intermediación y Selección Laboral en Origen (XILA) en coordinación con los entes municipales y las comunidades catalanas en el exterior, así como la creación de un Plan de Retorno Digno para los catalanes residentes en el exterior y sus descendientes. Finalmente, se pide revertir los recortes realizados por PP y CiU en 2011 de la ley 25/2002 sobre medidas de apoyo al retorno de los catalanes emigrantes, incorporando en la condición de retornados a descendientes y personas no inscritas en los consulados y acortar los plazos.