Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Kit anti-Covid para las mesas electorales del 14F / EFE

Los resultados del 14F se conocerán más tarde de lo habitual

Los expertos prevén una noche electoral más larga por los protocolos anti-Covid, el aumento del voto por correo y el incremento de las candidaturas con opciones

7 min

España es uno de los países en los que los escrutinios electorales son más rápidos, precisos y fiables. Sin embargo, la pandemia del coronavirus y la coyuntura política catalana han convertido las autonómicas del 14F en unos comicios excepcionales. Y uno de los múltiples efectos de esta atípica situación será, con toda probabilidad, un retraso del recuento en la noche del 14 de febrero.

Así lo aseguran fuentes conocedoras de los procesos electorales consultadas por Crónica Global, que destacan varios elementos como potenciales causantes de la previsible demora respecto al tiempo que habitualmente se necesita para conocer los resultados.

Equipos de protección individual

En primer lugar, cabe destacar que el último tramo horario de la votación del 14F (entre las 19.00 y las 20.00 horas) está reservado a las personas con Covid-19 y para aquellos que han tenido contactos recientes con contagiados. 20 minutos antes de las 19.00 h, los miembros de las mesas se colocarán equipos de protección individual (EPI) --compuestos por batas, pantallas faciales y guantes-- para atender a esos votantes.

A las 20.00 concluye la votación y, una vez depositen sus papeletas los electores que en ese momento se encuentren dentro del colegio, los miembros de la mesa procederán a la retirada de los EPI. Esto se hará siguiendo un protocolo establecido por la Consejería de Salud de la Generalitat. La bata y los guantes deben quitarse sin tocar el exterior y deben tirarse en una bolsa de residuos específica. A continuación, hay que lavarse las manos. Después, hay que quitarse la pantalla facial sin tocar la cara exterior y tirarla a la bolsa de residuos. Entonces, hay que volver a lavarse las manos con solución alcohólica o con agua y jabón. Todo ello generará un retraso en el proceso de conteo de los votos.

Prórroga en caso de interrupciones

El manual de instrucciones para los miembros de las mesas --aprobado por el Govern bajo la supervisión de la Junta Electoral Central-- prevé una prórroga de la hora prevista para la conclusión de la votación (las 20.00 horas) por el mismo tiempo que ésta haya sido interrumpida durante el día.

Normalmente, estas interrupciones se producen por la falta de papeletas y suele afectar a muy pocas mesas. Pero en esta ocasión es previsible que haya un número considerable de retrasos en las aperturas de las mesas, habida cuenta que es posible que falten miembros en muchas de ellas y deban ser reemplazados por suplentes, muchos de ellos procedentes de otros colegios e incluso de otras poblaciones.

Distancias durante el recuento

El recuento de los votos también se llevará a cabo en unas condiciones diferentes de las habituales. Los miembros de la mesa deberán llevar mascarillas FFP2 --se recomienda usar guantes-- y mantener una distancia mínima entre ellos de un metro.

El protocolo es muy estricto y ordena “no manipular la mascarilla durante el tiempo que dure el escrutinio” salvo lavado previo de las manos. Estas formalidades, sin duda, ralentizarán el cómputo de las papeletas.

Voto por correo

Otro elemento que alargará el conteo de las papeletas es la gran cantidad de voto por correo emitido en las elecciones del 14F. El voto por correo llega a las mesas a lo largo de la jornada electoral y se introduce en las urnas después de que haya votado el último elector presencial y antes de que lo hagan los miembros de la mesa. Las papeletas de votos por correo van en su correspondiente sobre, que a su vez está dentro de otro sobre mayor precintado. El presidente de la mesa debe abrir uno a uno cada sobre y meter el menor --el que contiene la papeleta-- en la urna. Pero, además, deben comprobar --también uno a uno-- que contienen el certificado de inscripción en censo, asegurarse de que el votante está inscrito en el censo, introducir el voto en la urna y anotar el votante en la lista enumerada de votantes.

Hasta este jueves --a falta de un día para cerrarse el plazo-- Correos había registrado 270.392 solicitudes de voto por correo, una cifra que supone un récord histórico y que triplica ampliamente los 78.876 gestionados en los comicios autonómicos del 21D de 2017. Este proceso normalmente dura unos minutos, pero en esta ocasión se prevé que sea tres veces más largo.

Más candidaturas con opciones

Los expertos también destacan que este 14F se presentan más candidaturas con posibilidades de obtener representación. Según la mayoría de los sondeos, nueve formaciones aspiran a entrar en el Parlament (las siete actuales --Cs, JxCat, ERC, PSC, En Comú Podem, CUP y PP-- además de Vox y el PDECat). Esto será un factor añadido que ralentizará ligeramente el recuento de las papeletas en las mesas.

Esta dispersión del voto también hace más probable que los últimos escaños se repartan por muy pocos sufragios, por lo que es previsible que los resultados bailen hasta tener porcentajes de recuento más avanzados que en ocasiones anteriores (cuando apenas cambiaban a partir del 60% o 70% de los votos escrutados).

En definitiva, el 14F se concentran un conjunto de circunstancias que hacen prever una noche electoral más larga de lo habitual.