Menú Buscar
El abogado y consultor Ignasi Guardans, muy criticado por comparar un acto independentista con el nazismo / CG

El resbalón de Guardans: Comparar el Tsunami del Palau con el nazismo

El exdiputado de CDC recibe una gran reprimenda en las redes sociales por su símil hitleriano, pero lejos de rectificar, sostiene su tesis

3 min

Ignasi Guardans, exdiputado de CDC, ha recibido un serio correctivo por parte de las redes sociales que tanto frecuenta. El nieto de Francesc Cambó ha comparado la acción de Tsunami Democràtic en el concierto de Sant Esteve celebrado Palau de la Música, con el nazismo. Si bien es cierto que esa exaltación de banderas y pancartas independentistas ha indignado a muchos ciudadanos, el símil del Guardans también ha generado un fuerte rechazo.

"Puedo confirmar, pese a las apariencias que pueden inducir a confusión, que esta foto no se ha tomado en el Palau de la Música de Barcelona esta semana. Hay varios detalles y colores que permiten distinguir claramente las dos imágenes", ha escrito el tertuliano y articulista, como apoyo a una foto en la que aparece Hitler rodeados de jerarcas nazis y una esvástica en un teatro.

"Puedo confirmar que le he denunciado por sembrar odio y banalizar el nacionalsocialismo. Y ahora le bloqueo porque me da asco este comportamiento", le ha respondido un internauta. "Miserable", le dice otro. "Eres un imbécil ignorante que banaliza el nazismo y blanquea el fascismo. Ves a cagar", espeta el siguiente.

"Que alguien de su nivel y que se le presupone un mínimo de cognocitivo e inteligencia, se rebaje a estas manipulaciones, para criminalizar ideas legítimas, es bastante decepcionante. Como cualquier ser lerdo y garrulo fanático de fascismo. Vds cuando atacan hacen gobelianismo", reflexiona un tuitero.

El también exdirector general del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales, lejos de rectificar, ha defendido sus tesis. "Es algo que merece discusión serena. La comparación entre dirigentes y cuadros, y sus acciones, sí sería 'banalización del nazismo'. Pero creo que la comparación entre lo que mueve al público en ambos teatros, y entre ambas liturgias de exaltación identitaria, sí es legítima".