La reforma de la Lomce dejará la regulación de las lenguas cooficiales a las CCAA

Se eliminarán las reválidas, la repetición será excepcional y el Gobierno decidirá entre un 55% y un 65% del currículo de las materias

La portavoz del Gobierno y ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá / EUROPA PRESS
09.11.2018 15:10 h.
9 min

La reforma de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) que prepara el Gobierno prevé eliminar la regulación estatal del uso de las lenguas cooficiales y de la escolarización asociada a ella, dejando que su ordenación corresponda a las Comunidades Autónomas en las que hay lengua cooficial.

Esta modificación afectará, entre otros aspectos, a la regulación de la exención de cursar o ser evaluado en la lengua cooficial. Pero no interferirá en el modelo de inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que aplica la Generalitat de Cataluña, pese a que los tribunales han dictaminado su ilegalidad en reiteradas ocasiones.

"Consenso"

El documento Propuestas para la modificación de la Ley Orgánica de Educación, que ha sido remitido por el Ministerio de Educación a las principales organizaciones educativas, recoge las líneas generales de la reforma impulsada por el Gobierno.

El nuevo texto va acompañado de una carta del secretario de Estado Alejandro Tiana, en la que asegura que el Ministerio quiere que la nueva norma cuente con el "mayor consenso posible".

"Cooperación y lealtad institucional"

Eliminar la regulación estatal de la lengua cooficial es una medida enmarcada en el objetivo de llevar a cabo "una regulación de las competencias entre el Estado y las CCAA respetuosa con el marco constitucional y basada en la cooperación y la lealtad institucional".

Por ello, también plantea llevar a cabo una regulación acorde con la sentencia del Tribunal Constitucional que anula el sistema establecido por la Lomce para garantizar la escolarización en Castellano en Cataluña y que obligaba a la Generalitat catalana a sufragar un colegio privado a aquellos padres que solicitasen la escolarización en castellano cuando no pudieran obtenerla en el sistema público.

El Estado decidirá sobre el 55% al 65%

Educación también plantea retomar la distribución de competencias entre el Estado y las CCAA para la determinación del currículo de las materias.

En concreto, la Administración General del Estado se reserva el derecho a decidir sobre entre un 55% y un 65% de las asignaturas en todas las etapas educativas.

Religión no será obligatoria

La Religión ya no será materia de oferta obligatoria en 1º y 2º de Bachillerato ni su calificación contará en la nota media de acceso a la Universidad, ni de cara a solicitar becas. Los alumnos tampoco tendrán la obligación de cursar una materia alternativa.

Además, se introduce la asignatura de Educación en valores cívicos y éticos en un curso de Educación Primaria y en otro de la ESO.

Conciertos sin discriminación por género

En materia de conciertos, se eliminan las referencias a "una demanda social" para acceder a la educación privada subvencionada y se reforzará el principio de no discriminación por género. Así, desparece la referencia a que la "educación diferenciada no se considera discriminación por género" y se priorizarán los conciertos con los centros que se rijan por el principio de la coeducación.

El ministerio quiere también "evitar cualquier efecto segregador derivado de la aplicación de programas de enseñanzas plurilingües" y se modificarán los criterios de baremación, reconociendo las situaciones de familias monoparentales, víctimas de violencia de género o de terrorismo, entre otros.

Se eliminan las reválidas

Las polémicas "revalidas" de evaluación de final de etapa de Primaria, ESO y Bachillerato, que actualmente están suspendidas, serán eliminadas, así como se volverá a las "pruebas de acceso a la universidad --selectividad-- desvinculadas y posteriores a la obtención del título de Bachiller".

El objetivo del ministerio es convertir las evaluaciones de 6º de Primaria y de 4º de ESO en "muestrales y plurianuales" para poder conocer el estado del sistema educativo, pero sus resultados, en ningún caso podrán ser utilizados para valorar a los alumnos o para la calificación de los centros.

La repetición, excepcional

El departamento de Celaá también propone una regulación de los currículos para potenciar una educación inclusiva y garantizar la equidad y la calidad, con lo que se quieren eliminar los itinerarios de 4º de la ESO para que "cualquier opción en la educación obligatoria conduzca a idéntica titulación". "Organizar y adoptar medidas educativas ordinarias previas a la repetición" es una de las propuestas para ayudar a los estudiantes que, en el caso de repetir, dispondrán de un plan individualizado de apoyo y se reforzará la "especial atención que requiere la escuela rural" para evitar el abandono escolar.

La propuesta de Educación quiere también aumentar la autonomía de los centros, para lo que prevé reequilibrar las competencias del Consejo Escolar y de los directores de los centros públicos y concertados, así como mejorar el procedimiento de selección de los directores, aumentando la participación y el peso de la comunidad educativa en ellos.

Consulta pública

El Ministerio de Educación ha abierto una consulta pública para recabar la opinión de las personas y organizaciones más representativas de la comunidad educativa con el fin de recabar su opinión sobre la reforma de la Lomce.

A través de la web del departamento, los interesados podrán hacer llegar sus consideraciones sobre los cambios que el Gobierno quiere hacer a través de una modificación de la ley.

El PP critica el "desmantelamiento" de la Lomce

Desde el PP, su presidente, Pablo Casado​, ha mostrado su "rechazo absoluto" al "desmantelamiento" de la reforma educativa de la Lomce por parte del Gobierno, al que ha acusado de querer "cargárselo todo, volver al modelo fracasado del paro juvenil masivo". El dirigente popular ha dicho que el Gobierno va a "desmantelar" una "reforma educativa que había permitido bajar el fracaso y el abandono escolar más de seis puntos".

Casado ha criticado que el Gobierno quiera regresar al modelo "fracasado y mediocre" de la Logse, que ha sido "un lastre" para los jóvenes. "Lo que no puede ser", según Casado, es que "estemos poniendo palos en la rueda en las reformas educativas que tiene que hacer competitivos a los trabajadores futuro". Y ha insistido en que la Lomce es "una buena ley" que fue "paralizada por la oposición antes de entrar en vigor en su totalidad".

¿Quiere hacer un comentario?