Menú Buscar
Toni Comín, exconsejero de Salud, en una manifestación en Bruselas (Bélgica), donde sigue prófugo / EFE

Rechazado el recurso de Comín y Serret contra su detención

La juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, confirma la euroorden para arrestar a los 'exconsellers' de Salud y Agricultura

2 min

Rechazado el recurso contra la detención de los exconsellers del Gobierno catalán Toni Comín y Meritxell Serret, actualmente huidos en Bruselas (Bélgica). La juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, ha confirmado la euroorden de arresto por su colaboración "decisiva" en la preparación del referéndum de independencia del 1-O en Cataluña.

La magistrada ha rehusado un escrito interpuesto el pasado 3 de noviembre por la defensa legal de los exmiembros del Govern. Lamela argumenta que no se les quiere poner bajo custodia por sus ideas, sino por su concurso en la organización de la consulta ilícita de secesión.

La titular de la sala número 3 de Instrucción de la Audiencia subraya que los dos buscados, junto a los exconsejeros Lluís Puig (Cultura), Clara Ponsatí (Enseñanza) y el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no acudieron a declarar cuando se les citó.

Se saltaron la ley

Lamela también ha rehusado que el letrado que defiende a los dos acusados se persone en las actuaciones, pues los dos investigados, además de no presentarse a las citaciones judiciales, intentaron declarar por videoconferencia, algo que se les negó.

La juez recalca que la investigación --nueva denominación de imputado, tras la última reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal-- y la posterior emisión de una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) tuvieron lugar no porque Comín y Serret defiendan la independencia de Cataluña, sino porque "trataron de cambiar la forma de gobierno para lograr en España la secesión de Cataluña y su constitución en República Independiente".

La juez Lamela emitió la orden paneuropea de arresto por cinco delitos: rebelión, sedición, malversación, prevaricación y desobediencia. Los abogados de los exconsellers citaron estos dos últimos tipos penales para tratar de dejar sin validez el escrito, algo que no han conseguido.