Menú Buscar
El presidente en funciones Mariano Rajoy se somete a la sesión de investidura ante la mirada atenta del socialista Pedro Sánchez. / EFE

Rajoy y su discurso también "prescindible"

Con el lema de que “España necesita un gobierno”, el presidente en funciones ha pronunciado un discurso ya sabido y sin visos de arrancar una mayoría para ser investido

3 min

El debate de investidura ha arrancado esta tarde con el discurso de Mariano Rajoy, un día después de su encuentro con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, quien le reiteró su “no” en una reunión que el socialista calificó de “prescindible”. Por su contenido y por los resultados previstos, la intervención del presidente en funciones también fue “prescindible”, pues sonó a sabido.

Mañana intervienen los representantes de los grupos parlamentarios. De momento, el dirigente popular solo cuenta con 170 votos a favor, los del PP, Ciudadanos y Coalición Canaria, pero no son suficientes para lograr mayoría --en el Congreso hay 350 diputados.--. Así, la amenaza de unas terceras elecciones en una fecha inusual, el 25 de diciembre, se mantiene.

“La frase ‘España necesita un gobierno’ es un clamor”

En su intervención, el presidente en funciones, ha dicho que se somete a la investidura porque “la frase ‘España necesita un gobierno’ es un clamor”. Una reflexión que, según ha recordado, también hizo suya Pedro Sánchez.

Tras reiterar que, sin gobierno, el proceso de recuperación tras la peor crisis económica vivida en décadas se puede truncar, ha destacado la negociación de la flexibilización del límite de déficit pactado con la UE, por lo que “es urgente aplicar inmediatamente las medidas necesarias para evitar sanciones europeas”.

Asimismo, ha apelado al voto de los españoles, que dieron la victoria al PP en las dos convocatorias electorales celebradas en diciembre de 2015 y junio de 2016. Tras sacar pecho de las reformas económicas aplicadas por su Gobierno para luchar contra la recesión y a un proceso en el que “se cerraban contamente, ha dicho que “no hay alternativa viable” a su candidatura a la presidencia del Gobierno.

Pide un ejecutivo "estable, sólido y tranquilizador"

Rajoy ha precisado que no basta con elegir un ejecutivo, pues “lo que España reclama en un Gobierno que pueda gobernar, que sea estable, sólido y tranquilizador, no sometido a vaivenes constantes porque todos cumplen con lealtad con sus compromisos. Un Gobierno sin hipotecas que no solo sea para un año y cierre el paso a cualquier sombra de duda sobre la credibilidad española”.

“El Gobierno no es un fin en sí mismo, sino un instrumento adecuado a las dimensiones de la gran tarea que tenemos que realizar”, que pasa, principalmente, por atender a quien busca empleo, empresarios y pensionistas. Por ello, propone un ejecutivo de coalición, similar al que se ha experimentado en otras instancias europeas para combatir el populismo creciente.