Menú Buscar
Pablo Iglesias, Albert Rivera, Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, candidatos de los principales partidos para las elecciones del 26J.

Rajoy y Sánchez solo salvan su liderazgo

PP y PSOE repetirán sus cabezas de lista el 26 de junio, mientras que Iglesias está más cerca de ser jefe de la oposición y Rivera de pactar con su derecha

María Jesús Cañizares
3 min

Habrá segunda vuelta electoral. Y será el 26 de junio. Todo apunta que Mariano Rajoy y Pedro Sánchez volverán a repetir como candidatos en una especie de sublimación de su incapacidad para formar Gobierno. El popular ni lo ha intentado, mientras que el socialista arriesgó y se sometió a una sesión de investidura estéril. Dos estrategias muy diferentes a las que ahora hay que sacar partido. Y en ello están ya los representantes del bipartidismo clásico.

La segunda ronda de contactos entre el Rey y las formaciones políticas concluyó ayer con la comparecencia del presidente en funciones, Mariano Rajoy, quien ahora intenta demostrar que sus silencios, revestidos de supuesto "realismo", eran elocuentes.

Los adversarios han desfilado

Ha visto a Sánchez cocerse en su estrategia de pactos, incluido ese estertor negociador que supuso la oferta “in extremis” de Compromís, pero también ha asistido al auge y caída de Ciudadanos como fuerza determinante, enredada en una equidistancia que le puede pasar factura electoral.

Tras reunirse con el monarca, el líder del PP pronunció un auténtico mitin electoral ante los medios de comunicación. El contenido del mismo es de sobra conocido: unidad, recuperación económica, estabilidad… Rajoy dice estar dispuesto a repetir como candidato. Entre otras cosas porque el enfrentamiento entre Moncloa y Génova bloquea otras alternativas. Solo quedan dos meses, el relevo generacional ha sido un fiasco y las encuestas de intención de voto auguran un nuevo repunte de los populares.

Peligrosas primarias

Tampoco los socialistas están para mucha catarsis, pues saben que las primarias, en su caso, siempre las carga el diablo si no vienen atadas y bien atadas --en Cataluña ya se postula Carles Martí como rival de Carme Chacón para las generales, todo un pulso para Miquel Iceta--. El principal temor de los socialistas es que el PP vuelva a ganar y sume mayoría suficiente con Ciudadanos. En ese caso, se comenta en Ferraz, el PSOE no tendría más remedio que hacer un ejercicio de responsabilidad, olvidarse de nuevas alianzas alternativas --pues ya lo intentó sin éxito-- y permitir la investidura del candidato del PP.

Y es que, transcurrido este convulso periodo de negociaciones, ha quedado claro que el PSOE nunca admitirá un Gobierno de coalición con el impetuoso Pablo Iglesias y sus propuestas de referéndum en Cataluña. Durante estos cuatro meses, el líder de Podemos no se lo ha puesto fácil a Sánchez, muy probablemente porque, lo que realmente ansiaba, era ser jefe de la oposición y esperar tiempos mejores para la confluencia de las izquierdas. ¿Lo conseguirá?