Menú Buscar
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy/ EFE

Rajoy 'vende' "humildad" para conseguir la abstención del PSOE

El líder el PP asegura que no pondrá "ninguna condición" para llegar a un acuerdo de investidura

6 min

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha prometido este sábado en Zaragoza que trabajará "día a día" y con "humildad" para ganarse la gobernabilidad si, finalmente, es investido presidente de nuevo.

Rajoy ha protagonizado el acto central del Día del Afiliado del PP-Aragón y ante centenares de afiliados ha afirmado que "lo razonable es que se deje gobernar a nuestro partido" que no es "una pandilla" y que es el que más votos ha cosechado en las elecciones generales del 26 de junio.

"Yo voy a hacer política de luces largas y mirando al futuro, y estoy esperanzado de que los demás también lo hagan", ha avanzado Mariano Rajoy, quien ha tendido la mano al resto de fuerzas constitucionalistas para "llegar a grandes consensos", argumentando que "España lo necesita y lo merece, es lo que los españoles nos demandan".

"Sé cuál es la composición" del Congreso de los Diputados, ha continuado Rajoy, añadiendo que trabajará con "paciencia y atendiendo única y exclusivamente a los intereses generales de los españoles", insistiendo en que respeta "voluntad de todos". También ha dicho que "estamos a tiempo de que el bloqueo político no dañe seriamente la recuperación económica".

"Las terceras elecciones, un disparate"

El presidente ha asegurado que "unas terceras elecciones serían una locura y un auténtico disparate", ha advertido de que "nadie saldría beneficiado", recalcando que el Gobierno que preside está en funciones desde hace unos 300 días, de forma que "no puede tomar las decisiones importantes que requiere nuestro país", proclamando que "ya hemos tenido suficiente y lo lógico, lo sensato, lo razonable y lo que demandan la mayoría de los españoles es que las cosas vuelvan a la normalidad".

Ha hecho notar que el PP ha trabajado desde los comicios del 20 de diciembre "para evitar a toda costa unas elecciones", insistiendo en que "ahora mismo, lo más importante en España es formar Gobierno urgentemente".

"Ninguna condición" al PSOE

"Lo más importante es formar Gobierno", por lo que "no vamos a imponer ninguna condición", ha manifestado Mariano Rajoy, quien ha hecho hincapié en que el PP ha mantenido "la misma posición" desde las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015, considerando que "lo más sensato era la coalición de gobierno entre las grandes fuerzas constitucionalistas" porque "daría más estabilidad" y si no, "un acuerdo sobre siete u ocho asuntos", entre los que ha mencionado las pensiones, la UE y la Educación, y en caso contrario "planteamos algo tan razonable, normal y democrático como que se dejase gobernar a quienes los españoles quisieron".

Ha comentado que el FMI ha pronosticado que España crecerá más este año de lo que se anunció hace meses, añadiendo que la afiliación a la Seguridad Social en el último año ha crecido en 520.000 personas, de manera que "las perspectivas económicas siguen siendo razonables", aunque también "complejas", por lo que "tenemos mucho por hacer". Rajoy mantiene el objetivo de llegar a los 20 millones de empleados en 2020.

Contra el extremismo

"Vivimos momentos políticos difíciles, pero si hacemos las cosas con un poco de sentido común podemos mirar al futuro con confianza", ha convenido Rajoy, quien ha emplazado a sacar conclusiones de las elecciones autonómicas y municipales de 2015.

Mariano Rajoy ha expresado que "respetar la voluntad de los que votan es lo más democrático, suele ser lo más eficaz para que haya buenos Gobiernos y suele ser lo mejor para todos dejar gobernar al más votado".

Así, ha considerado que "hacer descansar la gobernabilidad en el extremismo nunca trae cosas buenas para la gente, solo trae parálisis en los Gobiernos y las instituciones, inestabilidad política, desatención a los verdaderos problemas ciudadanos", de manera que en situaciones de este tenor "lo único que vemos son extravagancias y problemas de todo orden".

Por otra parte, ha aseverado que "la aportación del radicalismo y los aficionados a la política es siempre la misma: inestabilidad, retroceso en todos los órdenes y paralización del funcionamiento normal de la economía y las instituciones", lo que Rajoy espera que "en España no vuelva a suceder", proponiendo volver "al sentido común y la razón".

"Esto no es nuevo, es lo que pasa cuando se pacta y deja las instituciones en manos de los extremistas, radicales y aficionados", ha expuesto, asegurando que "el PP va a trabajar para que esto no se vuelva a producir en el futuro".