Menú Buscar
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones

Rajoy se 'traga' una llamada de un falso presidente catalán

Un imitador de Carles Puigdemont consigue una entrevista con el líder popular, que tiene la "agenda muy libre", en "24 o 48 horas" a partir del lunes

Redacción
2 min

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha confundido el jueves a un imitador de radio con el presidente catalán, Carles Puigdemont, y le ha concedido una audiencia en "24 o 48 horas" a partir del lunes próximo. El falso presidente catalán, un humorista de Ràdio Flaixbac, ha conseguido poner el líder popular al teléfono, y le ha arrancado el compromiso de "llamarle el lunes 25 dependiendo de si hay investidura o no".

 

 

El programa ha llamado al Palacio de la Moncloa impersonando a un alto cargo de la consejería de Presidencia de la Generalitat de Cataluña. Rajoy estaba reunido, pero la secretaria del presidente del Gobierno en funciones ha emplazado al interlocutor a hablar más tarde. Su interlocutor ha contestado que el falso President volvería a llamar en 15 minutos.

Rajoy al habla

Pasado este tiempo, Mariano Rajoy sí se ha puesto al teléfono con el falso Carles Puigdemont, y le ha recordado que se conocieron "en la inauguración del AVE" en Gerona, ciudad en la que el 'president' era alcalde. Tras emplazarle a hablar de nuevo el lunes, el equipo del programa ha descubierto su argucia y se ha confesado telefónicamente ante el presidente.

Rajoy, visiblemente sorprendido, ha espetado que "esto no es serio". Poco después ha terminado la conversación, que se ha viralizado inmediatamente en las redes sociales.

Un presidente desocupado

La broma se ha convertido en un nuevo elemento informativo capital en esta fase de las negociaciones para formar Gobierno en España. De un lado, Rajoy no parece estar muy ocupado, o al menos es lo que dice a su interlocutor. De ahí se desprende que no está negociando su investidura, sino a la espera de ver qué hacen los demás. Mañana se ve con el Rey en la ronda de contactos del jefe del Estado para encargar la investidura a uno de los candidatos.

De otro, el presidente del Gobierno reacciona positivamente ante la llamada de Puigdemont, con quien se muestra afable y muy dispuesto a mantener un encuentro.