Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mariano Rajoy ante una pantalla con el lema "Bienvenido a casa" en gallego.

Rajoy se da un baño de masas en Pontevedra para acallar las voces críticas

El presidente del Gobierno en funciones apela a la "unidad" del PP en la ciudad en la que fue declarado 'persona non grata'

Redacción
2 min

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha dado el sábado un baño de masas en Pontevedra (Galicia) para acallar las incipientes voces internas que le piden que dé un paso al lado y para cerrar filas en el PP. El también presidente de los populares ha señalado en un mitin que lo importante es "mantener la unidad y preservar la independencia" de la formación.

Desde la ciudad en la que se crió, y cuyo pleno municipal le declaró 'persona non grata' el pasado 22 de febrero, Rajoy ha vuelto a emplazar a PSOE y a Ciudadanos a conformar un ejecutivo con él de presidente del Gobierno que apuntale la recuperación económica y "dé certidumbre a los mercados".

Con respecto al pacto entre PSOE y Ciudadanos para investir a Pedro Sánchez, Rajoy ha subrayado que "en ningún caso propiciará que quien haya perdido sea presidente", en referencia al candidato socialista.

Hilo histórico

Según el dirigente popular, "el Gobierno debe presidirlo quien ganó siempre", como ha ocurrido en todas las legislaturas en España "desde 1977". Rajoy ha indicado que "democracia significa muchas cosas, pero sobre todo que la gente elige con su voto a quien quiere que le gobierne".

Ante el escenario político incierto tras dos sesiones de investidura fallidas, el jefe del ejecutivo en funciones ha desgranado unos argumentos que ve "muy claros". Bajo su punto de vista, PP, PSOE y Ciudadanos están de acuerdo en lo fundamental, esto es, "igualdad entre los españoles, soberanía nacional y unas posturas similares sobre el proceso europeo".

"Me retirarán la condecoración"

En referencia a la declaración del pleno municipal de febrero, en la que se le declaraba 'no bienvenido' a Pontevedra, Rajoy se ha mostrado esperanzado en que va a conseguir "que la condecoración que con tan poca generosidad tuvieron a bien concederme, me la retiren".

"Me siento estupendamente, ésta es mi casa y aquí he vivido muchos años; mi padre vive en esta calle al final... Estoy en mi casa y me siento muy bien, la pena es no poder venir más", ha concluido el líder popular sobre la ciudad gallega.