Menú Buscar
El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, durante su intervención para hacer balance del año / EFE

Rajoy saca pecho de su acuerdo con el PSOE y de la situación económica

El presidente del Gobierno aprovecha su balance del año para reiterar su oferta de diálogo al independentismo pero advierte de que no es posible celebrar un referéndum

4 min

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha realizado este viernes un balance positivo del año que termina. En una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, el líder del PP ha mostrado su satisfacción por el acuerdo con el PSOE que le ha permido formar gobierno, y ha dibujado un escenario económico casi inmejorable.

Rajoy ha calificado 2016 como "el año de la incertidumbre" en España --por el bloqueo institucional-- y de los sobresaltos políticos" a nivel internacional --por el aumento del extremismo antieuropeo, populista y xenófobo--. Pero ha asegurado que "los últimos tiempos de pactos están permitiendo enmedar en parte la parálisis política" y ha considerado que el presupuesto de 2016 ha sido "un parapeto" que ha ayudado a mantener la "estabilidad" y el crecimiento económico. De hecho, ha alardeado de las cifras de crecimiento (3,2% del PIB), reducción del paro, aumento de la exportación e incremento del turismo, entre otros.

Pide apoyo para los presupuestos

Entre esos pactos, el presidente ha puesto en valor el ajuste del gasto y la subida del salario mínimo interprofesional, así como otras negociaciones en marcha en el ámbito de las pensiones, el empleo, la educación y contra la corrupción y la violencia de género.

Pero ha advertido de que hay que seguir buscando amplios consensos porque "de nada serviría tener un Gobierno si se le impidiera ejercer como tal" mediante el "filibusterismo parlamentario". En esa línea, ha rechazado hablar de una nueva convocatoria de elecciones en caso de no conseguir sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado del próximo año, aunque cuenta con agotar la legislatura.

Diálogo, sí; referéndum, no

En relación al ámbito territorial, Rajoy ha situado la conferencia de presidentes autonómicos del mes que viene como el relanzamiento de un "diálogo institucional" con las CCAA que, en todo caso, es "constante". Y se ha mostrado sensible a "satisfacer las demandas territoriales", siempre que no pongan en riesgo la unidad, la soberanía, la igualdad de los españoles, así como la legalidad.

Preguntado sobre el desafío del independentismo catalán, Rajoy ha ofrecido "hablar y dialogar", pero ha alertado de que "no se puede hablar de incumplir la ley" ni de celebrar "ningún referéndum" secesionista". "No se puede celebrar un referéndum para liquidar la soberanía nacional, ningún presidente del gobierno de España va a aceptar la liquidación de la soberanía nacional", ha insistido. Por ello, ha pedido al Gobierno de la Generalitat que "no dé más pasos" en esa dirección.

Finalmente, Rajoy ha señalado que una reforma constitucional no servirá para resolver el problema del independentismo catalán.