Menú Buscar
Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno en funciones.

Rajoy quiere esperar a que pase la resaca de la investidura para llamar a Sánchez

Santamaría insiste en que un Gobierno en funciones no puede ser sometido al control de la nueva Cámara

Redacción
3 min

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha expresado la predisposición del Mariano Rajoy a reunirse con el socialista Pedro Sánchez y recuperar las negociaciones para formar Gobierno. Sin embargo, el presidente en funciones quiere esperar a que pase la “resaca” de la investidura para llamar al líder del PSOE.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Santamaría ha insistido en la apuesta del PP por “un gobierno de coalición para solucionar el el bloqueo, pero las cuestiones deben abordarse con seriedad, deben ser los líderes quienes tienen que hablar. Las comisiones técnicas están muy bien para asuntos particulares, pero estamos hablando del Gobierno de la nación”.

Para el PP “hablar con el PSOE es imprescindible. La participación de Ciudadanos es conveniente, pero mantenemos que necesitamos al Partido socialista para gobernar como se hace en otros países”.

Santamaría afirma que “estamos acostumbrados a las negativas del señor Sánchez, pero vamos a seguir intentándolo. Vivimos la resaca del debate de investidura”. Y ha expresado su predisposición a llamar a Pedro Sánchez, pero “él será el primero en saberlo”.

"Soplar y sorber al mismo tiempo"

Respecto a la negativa de Rajoy a comparecer ante el Congreso para dar explicaciones sobre la postura del Ejecutivo español ante el pacto entre la UE y Turquía en la crisis de los refugiados, la vicepresidenta ha dicho que “somos un gobierno en funciones y lo sabemos, pero lo somos para todo, para este asunto y para los demás. Solo podemos abordar la gestión ordinaria. El control de la Cámara es política. Y la nueva Cámara no puede mandatar al Gobierno en funciones. No se puede soplar y sorber al mismo tiempo. Hay que ser coherente”.

En este sentido, ha citado un informe del Parlamento de Andalucía que abunda en esa teoría. Y en Cataluña, ha dicho, tampoco hubo control del Gobierno en funciones.

Respecto a la crisis de los refugiados, Santamaría ha admitido que “necesitamos el consenso de la Cámara y actuaremos en consecuencia. El PSOE deberá posicionarse. Nosotros sabemos cuál es nuestra situación”.

“Es un tema sensible, de gestión muy complicada. Hablamos de una tragedia colectiva y se tiene que hacer cero debate demagógico”, ha añadido la número dos del Ejecutivo español en funciones.