Menú Buscar
 El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), conversa con el ministro de Justicia, Rafael Catalá (i), en el Congreso este miércoles / EFE

Rajoy pide un nuevo Govern para iniciar un “proceso de diálogo”

El presidente del Ejecutivo marca un único límite en este proceso, “lo establecido en la ley”

4 min

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este jueves que se conforme sin mayor dilación un Ejecutivo en Cataluña. Ha tildado de “ridícula” la parálisis actual en el Parlament en elegir a un candidato con posibilidades reales de ser investido en segunda vuelta y se ha mostrado dispuesto a “abrir un proceso de diálogo” con el independentismo.

Sólo ha marcado una línea roja: “Lo establecido en la ley”. En una entrevista en Antena 3, el líder del PP mantiene que este es el único “límite” que se debe abordar en la negociación.

El ‘disparate’ de las nuevas elecciones

Ha asegurado que Cataluña necesita “a la mayor celeridad” que se conforme un Gobierno de la Generalitat “que no divida a la gente” para superar el artículo 155 y se pueda recuperar la normalidad institucional, económica y social. Mantiene que prolongar la parálisis en la elección de un candidato y llegar a la repetición de los comicios “sería un disparate”.

“Ya hacemos elecciones en Cataluña cada año y medio”, ha recordado. Además de mostrar su contrariedad en que “todos estamos pendientes de un señor que tiene secuestrada la voluntad del Parlament”.

Proceso judicial

En cuanto a la causa abierta contra los líderes independentistas que llevaron a la proclamación simbólica de la república, Rajoy ha asegurado que no comenta las resoluciones de los tribunales. Ni sobre el posible cambio de tipificación de los delitos que se les imputan.

“Lo que hayan dicho sobre rebelión o sedición es su función, ellos hacen con arreglo a su leal saber y entender”, ha manifestado. Además, ha reclamado que se “respeten esas decisiones” que se toman desde el poder judicial.

Respeto a las decisiones judiciales

El presidente del Gobierno ha manifestado que respetará las decisiones que adopte el magistrado instructor de la causa, Pablo Llarena, y las que tome cualquier otro tribunal español. Ha pedido que no se “pretenda ser juez” porque eso “no conduce a nada”. “Llegaríamos a una sociedad en que las normas de convivencia podrían saltar por los aires”, ha declarado.

Cuestión que también incluye la polémica sentencia de La Manada. En este sentido, Rajoy ha asegurado que el Ejecutivo “siempre va a estar con las víctimas” y que si es necesario, cambiará la ley. Pero ha advertido que esta modificación de las normas en caliente “no lo resuelve todo”. Además de recordar que se trata de una resolución que no es firme y contra la que cabe recurso.

Caso de ‘La Manada’

Rajoy ha asegurado que lo ocurrido en los Sanfermines de 2016 es “terrible”. Ante este hecho, afirma que él se acuerda de la víctima, “la mujer que fue agredida”, y de otras posibles víctimas que puedan sufrir lo mismo. Para el presidente del Gobierno, lo “importante” es trabajar para que “nunca más se deba comentar una circunstancia parecida”.