Menú Buscar
Títol de la imatge

Rajoy logra una victoria insuficiente

Las urnas ponen fin al bipartidismo y dan paso a una España compleja

Redacción
3 min

Vuelco al panorama político en España. No tanto por el color del próximo gobierno –hoy por hoy, impredecible–, sino porque el 20D ha dejado atrás el bipartidismo que ha imperado en el Congreso desde la recuperación de la democracia. El resultado, una España compleja, en la que será necesario el pacto. Incluso a más de dos bandas.

Con el 99,53% de los votos escrutados, el PP obtiene 123 diputados. Muy lejos de la mayoría absoluta de 176 escaños, y con un fortísimo retroceso de 63 asientos respecto a los 186 que sí le dieron la mayoría a Mariano Rajoy en 2011.

El PSOE también retrocede

Tampoco es mucho mejor el resultado del PSOE. Los de Pedro Sánchez han sido la segunda lista más votada, con unos 90 escaños que mejoran los funestos augurios de muchas encuestas. Pero que representan su peor resultado en décadas, con una pérdida de 20 escaños respecto a los ya pésimos números de 2011.

La caída de las dos formaciones hasta ahora hegemónicas en España va acompañada del auge de los emergentes Podemos y C's. Los de Pablo Iglesias mejoran las expectativas de los sondeos y, con 69 escaños –sumando el resultado de sus aliados catalanes, valencianos y gallegos–, pisan los talones al PSOE y le discuten el papel de principal partido de la izquierda.

C's, por debajo de las encuestas

Menos bueno –aunque objetivamente positivo– ha sido el papel de C's. Los de Albert Rivera obtienen 40 escaños. Una cifra impensable hace sólo un año. Pero que queda por debajo de las elevadas expectativas de algunas encuestas publicadas durante la campaña. 

Se situan a continuación nacionalistas e independentistas vascos y catalanes: ERC, con 9 diputados; DL, con 8; el PNV, con 6, y Bildu, con 2. Completan el hemiciclo Unidad Popular (IU), también con 2, y Coalición Canaria, con 1.

Con estos resultados, se antoja difícil vaticinar el color de un futuro gobierno. Pero este debería ser muy diferente de todo lo que se ha visto en España desde la recuperación de la democracia: si hasta ahora todos los gobiernos han sido monocolores, el próximo Ejecutivo probablemente implicará –desde dentro o desde fuera– a más de dos partidos.

Las combinaciones

Y es que los números no engañan. No suman mayoría absoluta PP y C's, como tampoco suman PSOE y Podemos, y aun menos socialistas y C's. Entre las diversas combinaciones de los cuatro principales partidos, sólo un improbable –aunque no imposible– gobierno de concentración de populares y socialistas llegaría a la mayoría.

El resto de opciones para formar gobierno pasan por implicar a más actores. Y, aun así, probablemente el ejecutivo resultante debería gobernar en minoría, con apoyos externos –estables o puntuales– de otros partidos. Una novedad absoluta hasta ahora en España.