Menú Buscar
Imagen de los resultados a las elecciones generales del 20D.

Rajoy gana y Sánchez se salva

El PP mejora sus resultados y podría conservar el Gobierno. El PSOE aguanta mejor de lo que preveían las encuestas. Podemos pierde un millón de votos y fracasa en su ansiado 'sorpasso'. Ciudadanos retrocede.

Cristina Farrés / Alejandro Tercero
5 min

El PP ha ganado las elecciones generales de este domingo, y lo ha hecho mejorando en escaños (137 frente a 123), en votos (7,8 millones frente a 7,2) y en porcentaje (33% frente a 28,7%) los resultados que obtuvo el 20D. De hecho, es el único de los cuatro principales partidos que ha logrado mejorar los tres registros. Mariano Rajoy sale reforzado del 26J y gana enteros para continuar como presidente del Gobierno.

El PSOE, por su parte, ha aguantado cómodamente la segunda posición, tanto en votos como en escaños, aunque ha bajado en ambos casos, al pasar de 90 a 85 diputados, y de 5,5 millones de votos a 5,4. Muchas de las encuestas daban por hecho un sorpasso de Podemos que, finalmente, no se ha producido. Pedro Sánchez consigue, de esta forma, afianzarse como líder de la oposición y espanta los fantasmas que desde dentro de su partido ponían en duda su continuidad al frente del mismo.

Podemos y C's, los derrotados

En cambio, Unidos Podemos, que aspiraba a convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda en España, ha fracasado en su objetivo. Así lo ha reconocido el propio Pablo Iglesias. La coalición de Podemos e Izquierda Unida no ha tenido el efecto multiplicador que esperaban, y han repetido los 71 diputados que arrastraban del 20D. De hecho, ni siquiera han cosechado los votos que el 20D lograron por separado, bajando de 6,1 millones a 5.

Pero la mayor derrota entre los grandes partidos la ha sufrido Ciudadanos. La formación naranja se ha dejado en estos seis meses medio millón de votos (de 3,5 a 3) y ocho escaños (de 40 a 32). La estrategia de Albert Rivera de buscar un espacio entre populares y socialistas se ha mostrado errónea.

Pactos

A partir de ahora, se abre una nueva negociación para tratar de formar gobierno. El PP sigue sin alcanzar la mayoría absoluta con su aliado natural, C’s, al sumar 169 escaños (la mayoría absoluta se sitúa en 176), seis más que el 20D. Pero todavía están más lejos los dos grandes partidos de izquierdas: PSOE y Unidos Podemos reúnen 156 asientos en el Congreso (en diciembre, PSOE, Podemos e IU tenían 161 diputados).

Durante la campaña, desde las filas socialistas --tras constatar su incompatibilidad con la formación morada pero después de cerrar un acuerdo con C’s que ponía 130 escaños detrás de Sánchez-- se instaba a los populares a permitir gobernar al candidato que presentase más apoyos en el Congreso. Hoy, Rajoy cuenta con más diputados (137) que la suma de PSOE y C’s (117) y puede argumentar lo mismo a Sánchez, salvo que este consiga un acuerdo de gobernabilidad con Iglesias. Una situación que, además, obliga a Rajoy a tomar la iniciativa y someter su candidatura a la investidura.

Sosiego en los mercados

Por otro lado, el resultado electoral en España también representa una bocanada de aire fresco para los mercados. Tras un viernes negro por el Brexit en el que el Ibex 35 registró una caída histórica del 12,35%, la victoria de Mariano Rajoy es el preludio de una jornada que los analistas esperan más sosegada.

Un resultado que posibilitara la victoria de Podemos era un nuevo elemento de inestabilidad que las cotizadas (y Bruselas) temían. La Comisión Europea pasa página de este modo al primer gran reto como una Unión de 27 Estados Miembros y espera que España, definitivamente, pueda formar Gobierno.

Promesas de estabilidad

Y lo hace con la opción mayoritariamente preferida por el Ejecutivo liderado por Jean-Claude Juncker. El PP dejó claro en campaña que mantendrá las reformas iniciadas hasta la fecha y que desarrollará nuevas medidas en los próximos cuatro años para rebajar la elevada deuda pública, que alcanza el 98,99% del PIB (1,08 millones de euros).

Promesas de estabilidad que fueron respondidas en precampaña por Bruselas con más margen para reducir 8.000 millones de gasto público en dos años y que se deberán formalizar cuándo se conforme un nuevo Ejecutivo en el país.