Menú Buscar
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante su primera intervención en el debate de investidura de este miércoles / EFE

Rajoy alardea de su previsión al adelantar los presupuestos de 2016

El presidente del Gobierno en funciones apela al riesgo de "inestabilidad" e "incertidumbre" para defender su candidatura en el debate de investidura

7 min

Mariano Rajoy ha presentado como un gran éxito su "previsión" para aprobar con la suficiente antelación los Presupuestos Generales del Estado de 2016 y evitar, de ese modo, la "parálisis" que habrían sufrido las administraciones públicas a lo largo de este año a causa de la falta de Gobierno.

Durante su intervención inicial de este miércoles en el debate de investidura --de apenas tres cuartos de hora--, el candidato a la Presidencia del Gobierno ha subrayado que "España necesita un Gobierno con urgencia" para evitar el riesgo de "incertidumbre política" e "inestabilidad económica". "España, hasta ahora, ha mantenido su rumbo, pero todo tiene su límite", ha insistido.

El partido con más votos

El líder del PP también ha argumentado, para defender su investidura a la Presidencia del Gobierno, que su partido ha sido el más votado en las dos últimas elecciones: "Parece razonable que, en una democracia consolidada como la nuestra, gobierne aquella formación política que tiene más apoyos entre los ciudadanos".

Un argumento que ha considerado aún más sólido por el hecho de que la distancia entre el partido más votado --el PP-- y el segundo --el PSOE-- es de más de dos millones y medio de votos. Y que en España, desde 1977, siempre ha gobernado la fuerza política que ha tenido más "apoyos populares".

"Cambios" en el PSOE

Rajoy ha explicado que en las últimas semanas se han producido "cambios" y "circunstancias nuevas" que hacen posible formar Gobierno, en referencia a la crisis del PSOE --sin citarlo explícitamente-- y a su decisión de abstenerse en la segunda votación para permitir su investidura.

"Evitemos a toda costa volver a las urnas por tercera vez en poco más de un año", ha exhortado el presidente del Gobierno en funciones, puesto que eso sería un "descrédito" para la imagen exterior de España, supondría una decepcion de los ciudadanos respecto al sistema político y un quebranto para la economía.

Un Gobierno "estable, duradero y sólido"

Rajoy también ha mandado un mensaje implícito al PSOE: "España reclama un gobierno estable, duradero, sólido y tranquilizador". Para ello, ha ofrecido llegar a "acuerdos" y "consensos" que "eviten una legislatura estéril". Y ha subrayado la imporancia de aprobar los presupuestos del año próximo, unas cuentas que deberán cumplir la "estabilidad presupuestaria" y los objetivos de déficit pactados con Bruselas.

En cuanto a su programa de gobierno, el dirigente popular se ha remitido a la anterior sesión de investidura, del 30 de agosto. Aunque ha destacado como resumen de ese programa su prioridad por "el empleo" y por mantener "el Estado del bienestar".

"Acuerdos" sobre "asuntos de Estado"

El candidato ha propuesto llegar a "acuerdos" sobre los "principales asuntos de Estado", como el envejecimiento de la población y su influencia en las pensiones, el futuro de los jóvenes, la gestión de las migraciones, la plena igualdad de hombres y mujeres, la violencia machista, el cambio climático y la incorporación de los avances científicos.

En ese sentido, ha prometido impulsar de inmediato el "diálogo social" para intensificar la creación de empleo y mejorar "su calidad"; trabajar para lograr "un pacto nacional por la educación"; negociar y mejorar la "financiación autonómica", el sistema de dependencia y la sanidad; y adoptar nuevas medidas consensuadas para la lucha contra la corrupción. "Soy consciente de que estos acuerdos no serán sencillos", ha reconocido.

"Una nueva etapa política"

Rajoy se ha confesado "perfectamente consciente de que entramos en una nueva etapa política" y de que, en adelante, cualquier ley o reforma tendrá que ser "fruto del acuerdo, de la negociación, de la cesión y del entendimiento".

"Debemos asumir la necesidad de diálogo, no como un peaje incómodo, sino como una oportunidad de consolidar reformas amplias y duraderas", ha añadido.

El "reto más grave", "el desafío secesionista"

Rajoy ha advertido de que "el desafío secesionista que algunos están planteando en Cataluña" es "el reto más grave que tiene España en estos momentos", porque afecta a su unidad, a la soberanía nacional y a la igualdad de todos los españoles".

El presidente del Gobierno en funciones ha destacado que "siempre" defenderá que "el único pueblo soberano en España es el que conforma la totalidad de los españoles; que nadie, ni el Gobierno ni las Cortes Generales ni ningún otro poder del Estado, puede privar al pueblo español de su derecho exclusivo --repito, exclusivo-- a decidir sobre su futuro ni sobre su territorio", y que su "primera obligación" es "defender esa soberanía nacional, la unidad de España, la igualdad de los españoles y el respeto a la ley y a los derechos fundamentales". "Les aseguro que cumpliré con esa obligación", ha zanjado, a la vez que ha apelado al "diálogo y cooperación" con la Generalitat.