Menú Buscar
El presidente del RACC, Josep Mateu / EUROPA PRESS

El RACC promueve una agencia público-privada de movilidad en Barcelona

Mateu propone igualar la regulación de los VTC y los taxis y que los clientes financien las licencias liberar la exclusividad de estos

19.03.2019 22:00 h.
5 min

El presidente del RACC, Josep Mateu, ha planteado hoy crear una agencia público-privada de movilidad en Barcelona con el fin de planificar y sugerir proyectos sobre transporte de la ciudad "para que las cosas se hagan en el término y los tiempos acordados".

En el acto de presentación de 45 propuestas para mejorar la movilidad en Barcelona, Mateu ha dicho que el sector privado puede "hacer de lobby" para impulsar la agencia y ha anunciado que se ha reunido con entidades y empresas para buscar el consenso necesario para sacar adelante el proyecto. La agencia, según ha sugerido, podría seguir el modelo de Turisme de Barcelona o de Fira de Barcelona.

Todos los actores

El máximo responsable del RACC ha pedido que en este espacio estén representados todos los actores que participen o influyan en la movilidad en la ciudad.

Además, ha propuesto que "no sean instrumentos de consulta, sino que puedan hacer propuestas trabajadas, pero pensando siempre en el largo plazo y no en cosas puntuales". En este sentido, ha lamentado que actualmente solo se les consulta cuando hay problemas puntuales.

Igualar VTC y taxis

Mateu ha sugerido que el sector de las VTC, que describe como empresas que viven de la no regulación, "se igualen con los que viven regulados, como es el taxi", y cree que eso podría ser financiado por los clientes y las VTC que quieran entrar en el sector. En ese sentido, ha señalado que ha dicho que el taxi debe liberar su exclusividad, ha apelado a la generosidad de todos "para que los taxistas puedan recuperar esta inversión que hicieron en su día", y ha insistido en que se deben igualar las condiciones de ambas partes para que tengan la misma forma de circulación fiscal.

En la presentación de las propuestas, también ha apostado por reducir la "ola imparable" de vehículos privados en el centro, y por ofrecer alternativas reales de transporte público y compartido, para lo que ha reivindicado pensar en el largo plazo y no en medidas ideológicas.

Visión metropolitana

El presidente del RACC ha defendido tener una visión metropolitana de la movilidad y ha apuntado al Ayuntamiento de Barcelona como actor clave que "lidere y ayude a financiar" proyectos, como la construcción de espacios park&ride --donde los coches puedan aparcar fuera de la ciudad y se acceda a ella a través de transporte público-- y la implementación de medidas para acabar con los muertos en accidentes de tráfico.

En cuanto a las restricciones de acceso a la ciudad a los coches más contaminantes, Mateu ha destacado que estas medidas "afectan sobre todo a la gente que tiene menos capacidad económica", y ha pedido que estas personas tengan ventajas para cambiarse de coche o que se invierta en transporte público fiable y eficiente, que sustituyan al coche que usarían.

Proyectos pendientes

Además, ha constatado que hay proyectos pendientes en la ciudad y ha pedido que se resuelvan a corto plazo, como acabar la L9 de Metro, la estación de La Sagrera, el soterramiento de las vías en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), mejorar los accesos al Aeropuerto de Barcelona, añadir carriles Vao, acabar la plaza de Les Glòries, reformar la Via Laietana y revisar el modelo de las supermanzanas.

A medio plazo, también pide apostar por el Corredor Mediterráneo, que haya una reforma integral de la Estación de Sants y sus accesos, así como los accesos al Puerto de Barcelona viarios y ferroviarios, que se acelere la electrificación de los cruceros y que se mejore la conectividad entre los aeropuertos de Barcelona, Girona y Reus.