Menú Buscar
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, en una comparecencia la semana pasada / EFE

Otro palo para Torra: fuera de la Unión por el Mediterráneo

El presidente catalán, excluido del Foro Regional por ser un encuentro a nivel ministerial, no podrá dedicar ni unas palabras a los asistentes, como hizo Puigdemont en 2017

5 min

Quim Torra encajará mañana lunes otro varapalo tras una semana aciaga. El presidente de la Generalitat de Cataluña está excluido de la reunión de la Unión por el Mediterráneo, una institución supranacional con sede en Barcelona. El jefe del Ejecutivo autonómico no podrá participar en el Foro Regional porque éste es de nivel ministerial. No podrá ni dirigir unas palabras a los asistentes, como sí hizo su antecesor, el expresident prófugo Carles Puigdemont, en 2017.

El encuentro se celebra el lunes en la Ciudad Condal, con la participación de ministros de Exteriores, vicepresidentes y representantes institucionales de la Unión Europea y de 43 países de la ribera mediterránea. El tercer Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo (UpM), con sede en el Palacio de Pedralbes, no contempla la participación de la Generalitat de Cataluña, pues es un ente que incluye solo a estados. No está prevista la presencia de instituciones regionales o locales, según han confirmado fuentes diplomáticas. Asimismo, el hecho de que el cónclave tenga lugar en un recinto privado --el hotel Sofía Barcelona--, deja totalmente fuera de juego al Gobierno catalán, propietario de la villa de Pedralbes, cuartel general de la organización.

Puigdemont si se 'coló' en el foro

El portazo diplomático a Torra le dolerá aún más si se tiene en cuenta que su predecesor en el cargo, Carles Puigdemont, sí se pudo colar en la reunión euromediterránea de 2017. En enero del pasado ejercicio, el también exalcalde de Girona, hoy huido de la justicia por organizar el desafío independentista en Cataluña, no participó de manera formal en la reunión, pero sí dedicó unas palabras de bienvenida a los asistentes. Aseguró Puigdemont que Cataluña era "un país de acogida" y que sería "un socio leal" para abordar los retos a los que se enfrentaba Europa.

Antes de la reunión, el propio expresident y el entonces consejero catalán de Exteriores, Raül Romeva, se reunieron con el titular de Exteriores, Alfonso Dastis, y con el entonces delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo. Puigdemont alcanzó incluso a colocarse en la foto de familia del foro de la UpM, pese a que no era un invitado oficial. También departió con Dastis en privado sobre asuntos internacionales y relacionados con la cumbre, informaron entonces fuentes oficiales.

Un ultimátum que nadie cree

La exclusión de Quim Torra del foro de la Unión por el Mediterráneo llegará tras una semana negra para el nuevo ocupante del Palau de la Generalitat. Quim Torra vio la semana pasada como nadie le seguía cuando, desde la tribuna de oradores del Parlamento catalán, planteó un ultimátum de un mes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para avanzar hacia un hipotético referéndum de autodeterminación de Cataluña. La fecha límite marcada por el president duró 24 horas, ya que el socio de gobierno de su partido, ERC, se desmarcó de la misma. En una carta enviada a Sánchez el miércoles, Torra ya ni citaba dicha línea roja.

Tras ello y ya durante el Debate de Política General, salieron a relucir las profundas discrepancias entre Junts per Catalunya y ERC en el seno del Govern. Los dos partidos no sellaron la paz hasta el viernes, cuando pactaron una tregua precaria tras rozar la ruptura --y las elecciones autonómicas anticipadas-- a colación de la suspensión de los diputados catalanes acusados de rebelión dictada por el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que instruye la macrocausa por el procés en Cataluña.