Menú Buscar
Recreación de los protagonistas de dos casos de corrupción que interseccionan en Mallorca: la infanta Cristina, su esposo y el constructor Florentino Pérez.

¿Quién pagó las obras de remodelación de la sede de Génova que el PP exigía gratis?

Las declaraciones de Matas en el ‘caso Nóos’ alejan el foco de la constructora OHL y lo relacionan con la empresa ACS, de Florentino Pérez, y la adjudicación de un hospital en Mallorca

Redacción
3 min

Se intensifican las negociaciones entre el fiscal anticorrupción Pedro Horrach y Jaume Matas para conseguir un reconocimiento de culpabilidad por parte del ex presidente de Baleares y una amplia colaboración con la fiscalía que abarque no solo el caso Nóos, sino también en el caso Son Espases, la fraudulenta adjudicación de las obras el mayor hospital de Mallorca. Todo ello a cambio de una sustancial reducción de condena para el antiguo dirigente del PP.

Jaume Matas es la pieza esencial de ambos casos de corrupción y el fiscal está convencido de que una confesión completa por su parte daría una consistencia muy fuerte a su acusación contra Iñaki Urdangarín y demás procesados en Nóos. También desatascaría el caso Son Espases, estancado judicialmente después de seis meses de intensa actividad instructora por parte del titular del Juzgado 3 de Palma, José Castro, y en el que el fiscal Horrach ejerce la acusación pública.

Comisión en especie

Tanto Castro como Horrach han llegado a la conclusión de que Matas adjudicó las obras del hospital a cambio de una comisión en especie que se materializó en el pago de las obras de remodelación de la sede del PP en la calle Génova de Madrid. En la instrucción de Son Espases ha quedado testificado que el cobro de comisiones era habitual en los procedimientos de adjudicación de obra pública por parte del gobierno de Matas, y el fiscal sostiene que éste intervino personalmente en el proceso de adjudicación manipulando las actuaciones administrativas para favorecer a la constructora OHL.

Pero lo cierto es que después de que se hiciesen públicas informaciones en ese sentido, Matas paralizó el concurso, volvió a alterar todo el procedimiento y forzó la adjudicación esta vez a favor de la constructora Dragados, del Grupo ACS que preside Florentino Pérez. La consejera de Salud del gobierno Matas, Aina Castillo, testificó que éste le había dicho que “si no se adjudicaba a Dragados tendría un problema político con Madrid”.

¿Quién es el pagador final?

La confesión de Matas es esencial para aclarar si hubo órdenes directas de la alta dirección del PP de exigir el pago de las obras de remodelación de su sede a cambio de la adjudicación del hospital y quién fue el pagador final.

Expertos que siguen el avance del caso señalan que no tiene mucho sentido que directivos de una constructora como OHL que no consiguió la adjudicación de los trabajos del hospital estén imputados por el pago de supuestos sobornos por conseguir esa obra, mientras que la empresa de Florentino Pérez, que sí se adjudicó los más de 700 millones de la construcción y explotación del hospital mallorquín ni siquiera haya sido investigada.

¿Pagaron por nada los de OHL? Si toda obra llevaba adjunta una comisión, ¿pagaron los de Dragados, que si consiguieron el contrato? Matas tiene la solución.