Menú Buscar
Jordi Pujol Ferrusola / EFE

Pujol Ferrusola denuncia seguimientos de Villarejo

El hijo del expresidente de la Generalitat afirma haber sido víctima de registros en su casa por parte del excomisario

4 min

Jordi Pujol Ferrusola ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional encargado del caso Villarejo que le admita como acusación particular al haber sido víctima, junto a otros familiares, de seguimientos y entradas en su casa por orden del excomisario mediante el uso de fondos públicos.

El hijo del expresidente de la Generalitat ha enviado al titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, un escrito en el que solicita personarse en el denominado caso Villarejo como acusación particular por su condición de víctima, según ha avanzado el El Mundo.

Blanqueo de capitales

En el escrito, Pujol Ferrusola recuerda que al excomisario se le imputan delitos como pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, cohecho, revelación de secretos, falsedad documental, tráfico de influencias, encubrimiento, extorsión o malversación agravada de fondos públicos y contra la Hacienda Pública.

El denunciante aporta documentos para demostrar que Villarejo habría cometido además delitos de falsedad en documento mercantil por "la documentación bancaria falsa aportada a la Fiscalía Anticorrupción", de allanamiento de morada por intrusiones en su domicilio, y de denuncia falsa por la comparecencia del expresidente del Banca Privada d'Andorra (BPA), Higini Cierco, ante la mencionada Fiscalía, en la que habría aportado documentación falsa.

Seguimientos

Así, Pujol Ferrusola detalla que fue víctima de "multitud de seguimientos personales" y "se confeccionó documentación falsa luego aportada por particulares a la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, y se dio cobertura con cargo a recursos públicos a distintos denunciantes espontáneos, todo ello por cauces ajenos al conocimiento de la autoridad judicial".

Relata que se produjeron tres intrusiones en el domicilio de su exesposa en la calle Moneders de Barcelona, el 27 de febrero de 2013, concretamente a las 02:30, las 05:45 de la madrugada y a las 15:30 horas de la tarde. La familia avisó a los Mossos d’Esquadra, que tomaron huellas y las enviaron a Policía Nacional y Guardia Civil para su estudio, y estos cuerpos les contestaron que se trataba de huellas "especiales".

"Entramado criminal"

Asegura que existe "un entramado criminal centrado en torno a las empresas del Grupo Cenyt --de Villarejo-- dirigido a la mediación e intercambio de información de carácter personal, cuyo acceso estaba restringido a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que aprovechándose de la facilidad que le otorgaba la doble condición de policía y de investigador privado le permitió el tráfico de dicha información con terceros”.

"Esta organización criminal habría creado una estructura paraestatal que ha instrumentalizado de forma sistemática los recursos públicos en beneficio propio y de sus clientes, habiendo comprometido gravemente el servicio público y puesto en tela de juicio la autoridad del Estado", sostiene.