Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vicepresidente de la Generalitat Jordi Puigneró (JxCat), junto a los retratos de Quim Torra y Carles Puigdemont / EFE

Puigneró, el vicepresidente que se burla de "Ejpañistán" y cree que Cataluña descubrió América

Aragonès tendrá como hombre fuerte de su Govern al impulsor de la 'NASA catalana', un dirigente de la máxima confianza del fugado Puigdemont y célebre por su nacionalismo radical y su hispanofobia

8 min

La nueva "Generalitat republicana" de Pere Aragonès (ERC) tendrá como vicepresidente a un viejo conocido de la antigua Convergència. Después de haber trascendido el viernes la elección del exdirectivo de La Caixa Jaume Giró como nuevo conseller de Economía, este lunes se ha sabido otro de los nombres que integrarán su nuevo gabinete. Se trata de Jordi Puigneró (JxCat), hasta ahora conseller de Políticas Digitales, cartera que no solo conservará, sino que incluso ampliará su poder añadiéndole el negociado de Infraestructuras y Agenda Urbana y la vicepresidencia del Govern.

La elección de Puigneró como hombre fuerte del nuevo Ejecutivo secesionista ha levantado una fuerte polvareda en el ámbito político, no solo por su gran cercanía al expresidente fugado Carles Puigdemont, su gestión o su pasado en la desaparecida CiU --partido con el cual detentó varios cargos desde 2003 hasta su disolución en el PDECat--, sino por su largo historial de afirmaciones extemporáneas e hispanófobas y su nacionalismo exacerbado.

Del descubrimiento 'catalán' de América... al rechazo a la Constitución Europea

Impulsor de la denominada NASA catalana en la pasada legislatura --proyecto al cual destinó 18 millones de euros en plena pandemia-- y la "república digital", de su perfil radical dan cuenta un sinfín de ejemplos en las últimas décadas. Ya en 2004, reclamaba que Convergència hiciera campaña en contra de la Constitución Europea por no reconocer al catalán como idioma oficial, algo que su partido finalmente evitó para no enturbiar su imagen europeísta.

De la radicalidad y vehemencia de su discurso dan también cuenta algunos de sus escritos. Desde 1999, por ejemplo, Puigneró ha sido uno de los grandes defensores de las teorías pseudohistóricas de Jordi Bilbeny, impulsor del polémico Institut Nova Història que, entre otras cuestiones, sostiene que Colón era catalán. Tanto es así que el ahora vicepresidente de la Generalitat llegó a escribir en 1999 el prólogo y el epílogo de uno de sus documentos, titulado La gran mentira del Milenio: ¿Cristòfor Colom, Cristóbal Colón o Christopher Columbus?, en los cuales el hoy mandatario de JxCat sostenía que los catalanes descubrieron América. Y es que, según Puigneró, “Castilla antes y España más recientemente” manipularon y se apropiaron de la historia: “Nosotros, los catalanes, hemos descubierto América”, decía en sus escritos, no exentos de desprecio hacia el Estado del cual es representante.

Puigneró, sosteniendo en 1999 que los catalanes descubrieron América
Puigneró, sosteniendo en 1999 que los catalanes descubrieron América en un documento del INH

Unas tesis que, todavía hoy, el nuevo vicepresident defiende, tal y como se desprende de algunos de sus mensajes recientes en Twitter: "Cada día estoy más convencido de la veracidad de las teorías de Bilbeny sobre cómo la censura de la época reescribió la historia de Colón", decía en 2019.

puigneró
Puigneró, sosteniendo ya en 2019 que los catalanes defendieron América

Chistes sobre "españoles y mongoles"

Puigneró ha dado rienda suelta a su supremacismo en las redes sociales, en las cuales ha llegado a hacer chistes como este: "¿Sabéis cuál es la diferencia entre un español y un mongol?... una medalla", decía en alusión al medallero de los Juegos Olímpicos de 2012. 

Jordi Puigneró, haciendo chistes hispanófobos en Twitter
Jordi Puigneró, haciendo chistes hispanófobos en Twitter

Su lista de mensajes hispanófobos en Twitter a lo largo de la última década es extensa, y van desde referirse con desdén a España como "Ejpañistán" en numerosas ocasiones hasta hacer afirmaciones como esta: "Desafortunadamente, en el Reino de España o se es súbdito o se es disidente. Porque estamos ante una estructura de pensamiento feudal", según manifestaba recientemente aludiendo de forma manipulada a un ranking para criticar a la justicia española.

 

puignero10
 
puignero12
Puigneró, en alguna de sus numerosas alusiones a España como "Ejpañistán"

Escéptico con la "solución negociada"

De su posicionamiento sobre lo que denomina "el conflicto entre Cataluña y España" (sic), el político posconvergente se mostraba escéptico respecto a la posibilidad de que la Generalitat resuelva la situación de los dirigentes encarcelados o fugados por el procés por la vía del diálogo. 

A su modo de ver, mientras "un 60% de españoles" se opongan "a cualquier medida que permita la excarcelación" de los políticos presos, "difícilmente tendrá una solución negociada".

Puigneró, diciendo que "el conflicto entre Cataluña y España" (sic) "difícilmente tendrá una solución negociada"

Puigneró, diciendo que "el conflicto entre Cataluña y España" (sic) "difícilmente tendrá una solución negociada"

Del papel del CTTI en el 1-O al 'caso Voloh'

Al margen de sus salidas de tono, Puigneró también se ha visto salpicado por diversos escándalos a lo largo de su trayectoria política: en septiembre de 2017, días antes del referéndum ilegal de secesión del 1-O, fue interrogado en el transcurso de una operación de la Guardia Civil ordenada por el juez, en su calidad de presidente del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), un organismo de la Generalitat al cual el instituto armado ha atribuido, entre otras cuestiones, la creación de la web del 1-O.

Puigneró también aparece en el sumario del denominado caso Voloh, puesto que según la Guardia Civil pudo amparar, ya al frente de la conselleria de Políticas Digitales, un proyecto de criptomonedas con el cual garantizar la "estabilidad financiera" de Cataluña y, al tiempo, desviar fondos a Waterloo --donde residen varios de los exdirigentes de la Generalitat fugados por el procés-- con el objetivo de constituir una "república digital" que eludiera los controles del Estado.