Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jordi Puigneró, vicepresidente de la Generalitat / EFE

Puigneró pide el traspaso de carreteras a la Generalitat para aplicar el modelo de viñeta suizo

El vicepresidente del Govern prepara el pago en las vías cuando acaben las concesiones privadas y acusa al Estado de “no haber querido” implementarlo

4 min

Jordi Puigneró, vicepresidente del Govern y consejero de Políticas Digitales y Territorio, ha reclamado al Gobierno el traspaso de todas las competencias en materia de carreteras a Cataluña. Este afán por controlar las vías gestionadas por el Estado se debe a los planes del postconvergente de aplicar el modelo de viñeta al estilo suizo cuando acaben las concesiones en las autopistas.

La tarifa plana para poder circular por Cataluña se aplicaría en las vías gestionadas por la Generalitat y no en las que tiene competencias el Estado. Por ello, Puigneró, en una entrevista en Efe, ha instado al Ejecutivo de Pedro Sánchez a “traspasar todas las vías del Estado a Cataluña para poder implementar un sistema homogéneo de viñeta, que haría posible una solución integral para todas las carreteras”. Este nuevo impuesto anual a los vehículos de motor implicaría conocer si las tasas que se pagan actualmente por carreteras se reducirían y qué sistema de cámaras para detectar infractores que no lleven la pegatina desplegaría la Generalitat.

Fin de las concesiones: 31 de agosto

El dirigente de JxCat se expresa así a pocos días de que el próximo 31 de agosto finalicen las concesiones de cinco tramos de vías rápidas que pasan por Cataluña. De estos, tres son de titularidad estatal: dos en la AP-7 (entre Tarragona y La Jonquera y entre Montmeló y El Papiol) y uno en la AP-2 (entre Zaragoza y El Vendrell). También hay otros dos tramos que corresponden a la C-32 (entre Montgat y Palafolls) y la C-33 (entre Barcelona y Granollers), carreteras cuya competencia pertenece a la Generalitat.

“Siempre hemos defendido el sistema de viñeta, quien no lo ha querido es el Estado. Pero no sería razonable que pusiéramos un sistema de viñeta solo en las infraestructuras viarias de la Generalitat”, ha espetado Puigneró como crítica al Gobierno de Sánchez, quien decidirá si traspasar o no las competencias. Por ello, tras un probable traspaso de las carreteras del Estado a través de la ministra Raquel Sánchez, “a partir de ahí” el Govern comenzaría a aplicar el modelo suizo.

Cataluña quiere ser vasca

“Nosotros hemos puesto sobre la mesa el proyecto de la euroviñeta, una propuesta que el Estado nunca ha comprado ni se ha mostrado de acuerdo con ella. Pero el tiempo apremia y si ellos no van a tomar una decisión, es muy sencillo: que nos traspasen las carreteras a la Generalitat, como en el País Vasco”, ha insistido Puigneró. En este sentido, el vicepresidente vuelve a las reclamaciones de años atrás de asimilar las competencias catalanas al pacto fiscal vasco o los fueros navarros, dos excepciones dentro de España que Cataluña siempre ha mantenido en la recámara de peticiones, más allá de la independencia.

El modelo de viñeta, que ya solicitó el exconsejero de Territorio Damià Calvet en mayo, serviría para recaudar entre 800 y 1.000 millones al año y mantener el buen estado de las carreteras, según Puigneró. No obstante, la regulación impositiva actual es el tema que no se ha tratado, si este sistema sería un repago de las tasas actuales o se reequilibrarían tras implantar la pegatina para circular con el fin de las concesiones de la AP-2, la AP-7, la C-32 y la C-33 --donde se liberarán 415 kilómetros de peaje en Cataluña--.