Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Puigneró, promocionando un anuncio pagado por la Generalitat en Broadway (Nueva York) / TWITTER

Puigneró (JxCat) critica "la farsa de la democracia española" en Nueva York

El vicepresidente de la Generalitat pretende "internacionalizar" ante la ONU el supuesto espionaje a dirigentes del 'procés' secesionista y dañar los 'ratings' de calidad democrática del Estado

Ricard López
4 min

El vicepresidente y conseller de Políticas Digitales de la Generalitat de Cataluña, Jordi Puigneró (JxCat), considera una "farsa" la democracia española a la cual debe su cargo. El mandatario posconvergente pretende aprovechar su visita a Nueva York --ciudad donde se encuentra desde el pasado fin de semana-- para "internacionalizar" el supuesto caso de espionaje a unos 60 dirigentes secesionistas, del cual acusa al Gobierno.

En concreto, Puigneró desea introducir el tema en una Reunión de Alto Nivel de la ONU dedicada a otras cuestiones que no tienen nada que ver, como la aplicación de la nueva agenda urbana. Y es que su estancia en la Gran Manzana con cargo al erario público se centra en propagar su versión ante "entidades internacionales que defienden los derechos digitales". Estas organizaciones son las estadounidenses Electronic Frontier Fondation (EFF) y Acces Now, además del Centro Europeo para los derechos humanos y constitucionales, cuyo secretario general, Wolfang Kaleck, también está en Nueva York.

'Zancadillas' al Estado

Puigneró asegura que estas organizaciones emiten luego informes que, aunque no sean vinculantes, circulan por las mesas de los diplomáticos, en la ONU o la UE, y luego influyen en los "ratings" sobre calidad democrática.

Según el mandatario secesionista, "la vía internacional es la más eficaz" para denunciar lo que, según él, ha sucedido, ya que puede suponer "que se acentúe la presión internacional sobre el Estado español".

"Farsa"

A su modo de ver, el expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont abrió "exitosamente" el camino de internacionalizar los problemas de los dirigentes secesionistas, y su viaje a Nueva York aspira a seguir esos "esfuerzos" para denunciar "la farsa de la democracia española".

Puigneró, que percibe más de 117.000 euros anuales por su cargo de ese mismo Estado al cual denosta --una cantidad muy superior a los 84.000 que percibe el presidente del Gobierno español--, no se plantea, paradójicamente, denunciar el caso ante justicia porque, según él, "ya sabemos cómo funciona la justicia española". Y cree que denunciar el caso en España "significaría que nos hacen jugar en campo hostil, y nosotros queremos jugar en campo neutral".

Amenaza a la estabilidad

Según el mandatario posconvergente, el Govern "todavía está esperando una investigación imparcial" y opina que la visita del ministro de Presidencia, Félix Bolaños, a Barcelona el pasado domingo "no aportó ninguna medida concreta (de investigación), pues vino a blanquear la imagen del Gobierno español".

Como consecuencia, ha anunciado en que "la mesa de diálogo con el Gobierno español ha quedado congelada" y ha advertido de que "la estabilidad de la legislatura española se va a ver afectada".