Menú Buscar
Adiós a la EMA: ¿Quién es el culpable?

Puigdemont y Colau reciben a los 700 alcaldes citados por la fiscalía

El acto de apoyo al referéndumse celebrará en la plaza Sant Jaume con el objetivo de rechazar "la persecución judicial de los ediles"

3 min

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, reciben este sábado a las 11 de la mañana en la plaza Sant Jaume de la Ciudad Condal a los más de 700 alcaldes citados por la Fiscalía por su apoyo al referéndum. El objetivo del encuentro es firmar un decreto de apoyo político a la consulta prevista para el 1 de octubre. 

El acto ha sido convocado por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM) que pretende rechazar "la persecución judicial de los ediles" según ha informado en un comunicado. 

La alcaldesa de Barcelona recibirá a los alcaldes en el ayuntamiento de la ciudad, donde Puigdemont acudirá para caminar con ellos hasta el Palau de la Generalitat. Algo muy parecido a lo que ocurrió con motivo de la consulta del 9N de 2014.

Todos las caras de la independencia

Los alcaldes y el resto de autoridades estarán acompañados por la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, todos los miembros del Govern, y de la presidenta de la AMI, Neus Lloveras, y de la ACM, Miquel Buch.  

Los dos últimos, querellados por la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya protagonzarán parlamentos institucionales. Representantes del movimiento independentista también tomarán la palabra y, finalmente, Puigdemont clausurará el acto.

Diálogo para celebrar el referéndum

Cabe destacar que el viernes Carles Puigdemont, Ada Colau, Oriol Junqueras y Carme Forcadell enviaron una carta a Mariano Rajoy, con copia al rey Felipe VI, para expresar su "voluntad" de diálogo para acordar la celebración del referéndum dentro de la legalidad. 

Iñigo Méndez de Vigo, portavoz del gobierno central, calificó la carta de una "añagaza" y advirtió a Ada Colau de que la responsabilidad de lo que ocurra en Barcelona, si la alcaldesa facilita la votación el 1 de octubre, será suya ya que no se puede estar "a medias" con la ley.