Menú Buscar
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que rechaza facilitar la investidura y propicia roces en PDeCAT / EFE

Puigdemont ve un "error" el pacto de ERC y pide una "mesa de fuerzas independentistas"

El dirigente de JxCat fugado reprocha a los republicanos que "merecíamos más respeto y lealtad" y ajusta cuentas con Gabriel Rufián por sus "155 monedas de platas"

4 min

Carles Puigdemont rectifica a medias sus sus críticas iniciales al acuerdo de investidura alcanzado entre ERC y PSOE. El expresidente de la Generalitat reconoce sus "reservas" hacia el pacto, y considera un "error" que los republicanos no lo consensuaran antes con su partido, Junts Per Catalunya (JxCat). Razón por la cual solicita ahora la formación de una "mesa entre las fuerzas independentistas" para decidir "el contenido" de la "mesa" de diálogo bilateral entre los Gobiernos español y catalán pactada por la formación de Oriol Junqueras con los socialistas.

"No somos menos maduros ni menos dialogantes por el hecho de que pensemos que los acuerdos con nuestros represores han de poder ser planificados y trabajados conjuntamente", señala el prófugo de la Justicia en un largo hilo de Twitter, en el que explica su posición al respecto.

El líder postconvergente recuerda que "hasta ahora, las etapas decisivas del procés de independencia" habían sido consensuadas. Y lamenta que, tras el pacto de ERC con los socialistas, "esto, de momento, ha dejado de ser así". Algo que, a su peculiar modo de ver, propicia que "los teóricos de la desunión tengan una nueva oportunidad de demostrar que, cuanto más divididos, mejor". 

"Merecíamos más respeto y lealtad"

Puigdemont apela ahora, "para culminar lo que decidimos emprender en octubre de 2017" --mes en el que la Generalitat nacionalista celebró un referéndum ilegal de secesión y una declaración unilateral de independencia de Cataluña-- a tener un "espacio compartido". Así, considera que el "error" de ERC se puede "revertir" aceptando "la creación de una mesa entre las fuerzas independentistas donde se decidan el contenido y los acuerdos de la mesa de negociación con el Estado. Que es por donde teníamos que haber comenzado".

A pesar de las críticas de destacados dirigentes postconvergentes hacia los republicanos en los últimos días, el prófugo asegura que JxCat "no ha interferido en las negociaciones entre ERC y PSOE, a la espera de estar informados. Nadie lo ha hecho hasta después de que el acuerdo se cerrara. Creo que merecíamos más respeto y lealtad, si se buscaba que participáramos de los acuerdos", reprocha.

Críticas a Rufián

Puigdemont aprovecha la ocasión para ajustar cuentas con algunos dirigentes de ERC como Gabriel Rufián, a quien recrimina que hace ya más de dos años le acusara de traidor antes de que decidiera proclamar la DUI: "Sé lo que es que te acusen de traidor o de venderte por 155 monedas de plata sólo por plantear unas elecciones a cambio de parar" la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. "No éramos inmaduros entonces ni lo somos ahora", recrimina.