Menú Buscar
Tuit de Carles Puigdemont quejándose de los piquetes en 2010 / @KRLS

Cuando Puigdemont y Torra criticaban huelgas y manifestaciones

Las quejas del ex presidente de la Generalitat y su sucesor ante movilizaciones sociales en el pasado contrastan con su aplauso a las actuales del nacionalismo

18.10.2019 16:41 h.
7 min

Hubo un tiempo, no muy lejano, en que las movilizaciones sociales, las huelgas y manifestaciones --generalmente, contra los recortes-- generaban una empatía más bien escasa, cuando no indiferencia o abierta animadversión, entre el nacionalismo catalán. Las opiniones de algunos de sus actuales líderes en aquella época contrastan con el entusiasmo con el que ahora celebran jornadas como el paro independentista de este viernes, las acciones del Tsunami Democràtic o las marchas de la ANC y Òmnium que hoy colapsan las entradas y el centro de Barcelona para protestar por la sentencia a los políticos presos del procés.

Cargas policiales en el centro de Barcelona / CG

"Piquetes lamentables"

El actual agradecimiento de Puigdemont hacia la movilización independentista contrasta con el resquemor que le causaban otras en el pasado. Por ejemplo, la huelga general del 29 de septiembre de 2010, convocada contra la reforma laboral apoyada en el Congreso por su propio partido --CiU--, la reducción salarial en el sector público y la congelación de las pensiones, y convocada por sindicatos como UGT, CCOO y CGT, entre otros.

Por aquellas fechas, a Puigdemont no le gustaban los piquetes --sobre los que hoy no ha hecho mención--, ni tampoco la falta de información sobre algunos servicios mínimos. "Esto de los piquetes que barran el paso, que impiden servicios, etc, me parece lamentable", publicaba por aquellas fechas en su perfil de Twitter.

Puigdemont --en aquella época, concejal de CiU en el Ayuntamiento de Girona-- se mostraba además crítico con las actuaciones de algunos grupos de huelguistas, denunciando el hecho de que "un grupo de sindicalistas" increparan a trabajadores de la Generalitat cuando entraban a trabajar.

El 15M y "Tejero"

De su sucesor, Quim Torra, no queda rastro en Twitter de aquella época, al haber borrado buena parte de los tuits previos a la llegada a su actual cargo --parte de ellos, de corte hispanófobo, supremacista y xenófobo--. Pero quedan otras muestras como, por ejemplo, sus quejas por las protestas de un grupo de indignados del 15M contra los recortes sociales de la Generalitat ante el Parlamento de Cataluña el 15 de junio de 2011.

Torra comparó el hecho de que el entonces presidente Artur Mas entrara en helicóptero a la Cámara, y el asedio de algunos manifestantes a otros diputados en calles aledañas, con el golpe de Estado del 23F de 1981: "Inmediatamente me viene la idea de Tejero y el tricornio", escribió. La Generalitat se personaría luego como acusación particular pidiendo penas de cárcel para algunos de los presuntos instigadores.

"Peor que Uzbekistán"

En el diario El Matí Digital, Torra publicó un artículo titulado Un día de furia y vergüenza, en el que veía la violencia de esos hechos como algo con “regusto africano”, que le obligaba a un “exilio interior” en su propia tierra. Torra consideraba inasumibles esas protestas, que situaban a Cataluña en una situación "peor que Uzbekistán”, y se mostraba preocupado por las “conclusiones” que sacaría “la prensa internacional”. Además, pedía que los indignados pagaran "la factura del helicóptero".

"Tecleo en Twitter: 'Esta panda de memos de los indignados nos lleva directamente al quinto mundo'. Y lamento ser tan bestia, pero hoy no hay tiempo para los matices. No hay tiempo para decir que hay ideas muy bellas tras el 15M. El resto de amigos tuiteros expresa más o menos lo mismo", escribía el hoy presidente de la Generalitat, muy activo estos días participando en las marchas que cortan las carreteras catalanas, y apoyando acciones como el asedio del aeropuerto del Prat del pasado lunes.