Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carles Puigdemont (c), junto a Gonzalo Boye (d) y Toni Comín (i) en Bruselas / EFE

Puigdemont recusa al magistrado que comparó el 'procés' con el 23F

El abogado del prófugo, Gonzalo Boye, desea apartar a Antonio Narváez del Tribunal Constitucional por haber calificado la intentona secesionista de "golpe de Estado"

3 min

La defensa del expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont ha recusado al magistrado del Tribunal Constitucional (TC) Antonio Narváez por una conferencia en la que consideró el procés independentista catalán un "golpe de Estado encubierto", más grave que el 23F. En su escrito, el abogado Gonzalo Boye alega que el magistrado habría perdido la imparcialidad necesaria para poder decidir sobre el recurso presentado por Puigdemont contra la orden de detención que tiene pendiente.

Según informa este martes El País, la defensa de Puigdemont sostiene además que la falta de imparcialidad de Narváez impide que pueda pronunciarse sobre cualquier causa relacionada con el conflicto nacionalista catalán y se remite a la conferencia que el magistrado pronunció en 2017 en Granada.

"Iniciativa ejemplar"

Según la defensa del prófugo, el magistrado manifestó en esa conferencia una "clara predisposición" a las tesis de la acusación en la causa del procés, hasta el punto de haber calificado la querella contra los líderes independentistas de "iniciativa ejemplar".

Además, en su ponencia, añade el letrado, el magistrado del TC expresó "públicamente su simpatía por las querellas" interpuestas por la fiscalía contra los líderes independentistas y expresó su "hondo reconocimiento" por el fallecido José Manuel Maza, a la sazón fiscal general del Estado.

"Opinión desfavorable"

Según la defensa, el "alineamiento" del magistrado con la acusación de la causa del procés es "total" y demuestra que "tiene formada una opinión claramente desfavorable en relación con los demandantes de amparo, a quienes acusa de haber organizado un golpe de Estado encubierto que, a su juicio, sería mucho más grave que la rebelión militar que tuvo lugar el 23 de febrero de 1981".

El objetivo de la defensa es apartar a Narváez del tribunal que debe resolver el recurso que Puigdemont presentó contra la decisión del Supremo de mantener la orden de detención, pese a gozar de inmunidad parlamentaria por su condición de eurodiputado.