Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el presentador Andreu Buenafuente / TV3

Puigdemont recuerda que España perdió Cuba en 1898 tras reconocerla "tarde"

El presidente de la Generalitat rechaza ahora la "unilateralidad" y acusa al Estado de aplicarla

5 min

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha invocado este jueves el recuerdo de la independencia de Cuba en 1898, alcanzada después de que la "propuesta" de reconocimiento por parte de España llegara "demasiado tarde", en una clara referencia a la relación entre el Estado y Cataluña hoy.

En una entrevista con Andreu Buenafuente en el programa Fora de sèrie de TV3, Puigdemont ha denunciado que "el sistema político español es lento, no reconoce, es antiguo". Durante la conversación, el entrevistador ha dicho que comenzó con el periodismo contando las cosas a su "manera", "no cómo eran, sino cómo las veía". El presidente ha ironizado --o no-- que "esto hoy no pasa con el periodismo".

El gesto de Adolfo Suárez

"Cuando España tomó conciencia de que tenía que hacer una propuesta a Cuba, ya era demasiado tarde. Cuba ya estaba a las puertas de la independencia", ha destacado Puigdemont, para protestar por la falta de respuesta política desde el Estado al proceso soberanista catalán.

Puigdemont ha lamentado que no haya "ningún líder español en condiciones de gobernar dispuesto a hacer este gesto político" de formular una propuesta política a Cataluña. Sí lo hizo, recordó, Adolfo Suárez en la transición, con la legalización del Partido Comunista.

Ahora rechaza la "unilateralidad"

Sobre el bloqueo político estatal, ha señalado que "todo aquello que sea que no gobierne el PP es una noticia menos mala" y se ha mostrado "dispuesto a hablar" con quienes "quieran abordar la situación de Cataluña desde el reconocimiento de lo que está pasando".

Para Puigdemont, "el camino no es la unilateralidad y la desobediencia que practica el Estado español, sino al contrario, la multilateralidad de muchos actores políticos y sociales que se da en Cataluña a favor de decidir por nosotros mismos y la obediencia a la legalidad del Parlament".

El papel 'crucial' de los no independentistas

"La gente entenderá que si al otro lado no hay nada que hacer, lo hemos de hacer", ha sentenciado. "La independencia la harán los no independentistas", ha añadido el presidente, quien ha negado que el procés tenga algo anti-España. Con estas palabras, ha convertido el sentimiento en razón; los que nunca quisieron la escisión ahora la piden porque "han entendido" el mensaje y quieren las "mismas oportunidades" que los demás ciudadanos.

En la misma línea, Puigdemont ha defendido que la cuestión de la inmersión lingüística es otra de los motivos que han convertido el sentimiento soberanista en razón: "Con la lengua y el modelo educativo tocas la fibra de todo el país. Y cuando España nos dice que para ser españoles tenemos que dejar de ser catalanes, mucha gente dice 'ojo, ojo, este es mi país, un respeto'. Porque el presidente, periodista colegiado a pesar de que carece de título y de estos estudios, sabe que la mejor herramienta para comunicar es la lengua. Por ello, él eligió Filología.

"Viva España"

Una parte de la entrevista se desarrolló en la cafetería del mercado de Cornellà de Llobregat. En un momento determinado, una persona del público gritó "Viva España", que fue coreado por unos audibles "viva". Y, después, un "Viva el Rey", que también consechó varios "vivas".

Puigdemont apenas hizo un gesto, sin que Buenafuente interrumpiera la conversación.