Menú Buscar
carles puigdemont bruselas

Puigdemont amenaza con reactivar el 'procés' tras el 21D y reitera sus ataques a la UE

El expresidente fugado advierte de que, si hay "una mayoría clara de votos y escaños" a favor de la independencia", es "imperativo que se respete"

6 min

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, desde su refugio en Bélgica, ha advertido de que, si en las elecciones autonómicas del 21D hay "una mayoría clara de votos y escaños" a favor de la independencia, es "imperativo que se respete".

Así lo ha asegurado en una entrevista para la ACN, en la que ha insistido en que "habría un antes y un después de unos resultados" que reflejasen una mayoría a favor de la república catalana. Por ello, ha exigido al Gobierno español y la Unión Europea (UE) que digan "explícitamente" si respetarán o no los resultados de los comicios.

El resultado de las urnas "hay que aceptarlo con todas las consecuencias", ha añadido, y ha avisado de que no se puede tolerar una "democracia secuestrada en función de si al gobernante de turno le conviene o no lo que los ciudadanos eligen".

"Los ciudadanos son mayores de edad", ha subrayado. "Quien tiene el mando de las cosas que tienen que pasar en nuestro país no se llama Rajoy, no se llama Tribunal Constitucional, no se llama Enric Millo, no se llama fiscal Maza, no se llaman grupos de comunicación públicos y privados que hacen el caldo gordo en esta estrategia, se llaman ciudadanos de Cataluña", ha indicado.

La prioridad: frenar el 155

El presidente destituido ha destacado que hay que "garantizar la vía democrática a la independencia, a la república, al proceso constituyente" porque sin esta vía "esto no es posible". "Necesitamos reforzar la vía democrática para poder hacer posible todos los deseos de la mayoría de los catalanes", ha dicho, y ha insistido en que los representantes políticos deben "respetar la voluntad de la gente".

Interpelado sobre cómo actuaría en caso de que su lista electoral ganase las elecciones, Puigdemont ha dicho que "las decisiones que deban tomarse se harán en función de los resultados". "Que nadie tenga ninguna duda, el mensaje más poderoso que podemos enviar al mundo y también en España es que la mayoría que hemos ido construyendo todos estos años no es una moda ni un accidente de la historia, es fruto de la voluntad, y que esto se traduce en escaños, en votos y, por tanto, en políticas", ha explicado.

Así, ha avanzado que el gobierno que surja del 21D, "al día siguiente" tendrá que ponerse a hacer política, con la primera prioridad de frenar el 155. "Es innegociable, basta ya de 155, recuperamos las instituciones", ha subrayado. Y ha instado a recuperar "el terreno perdido en la democracia" debido a "la acción del Estado". "Es un deber de todos los demócratas, sean o no independentistas. No puede haber ningún gobierno que corrija la opinión de los ciudadanos, al menos en democracia", ha señalado.

Nuevos ataques a la UE

En cuanto a la falta de apoyo internacional al proceso unilateral de secesión, Puigdemont considera que "con la boca pequeña" hay "mucha gente" que "cuando no tiene delante un micrófono se pregunta qué demonios está haciendo el Gobierno español, que no se sienta a negociar". "Lo ha visto todo el mundo, ha intentado reprimir con violencia, ahora anulando el autogobierno y las instituciones, persiguiéndonos, pero sin embargo seguimos aquí, porque la realidad existe", ha añadido.

A pesar de ello, el expresident fugado ha criticado que la actual UE se haya convertido en una "caricatura de lo que es Europa". "En manos de esta gente, que incluso ha corrompido los valores fundacionales de la UE, es evidente que no hay ninguna voluntad de ayudar a la resolución política del conflicto", ha lamentado. Y ha alertado de que la UE puede estar "en riesgo en manos de los encargados de 4 o 5 gobiernos de turno que han confundido la UE con la unión de sus intereses políticos y económicos". "Yo soy pesimista, y porque soy pesimista, me siento más obligado que nunca a luchar por Europa, porque no quiero que este proyecto de paz, de democracia, de prosperidad, fraternidad, de mezcla de culturas y lenguas diferentes pueda quedar en riesgo" , ha concluido.