Menú Buscar
Quim Torra junto a Carles Puigdemont en un último encuentro en Bruselas / EFE

Puigdemont se arroga el papel de presidente en la prensa alemana

Arremete contra la UE por la falta de apoyos a la causa independentista y cuestiona que España sea un Estado de Derecho

13.08.2018 13:09 h.
4 min

Carles Puigdemont nunca ha soltado las riendas del independentismo y así lo demuestra en una entrevista en el diario alemán Spiegel, donde se arroga el papel presidente virtual, arremete contra la supuesta pasividad de la UE ante la intervención policial del 1-O y cuestiona el estado de derecho español.

Puigdemont asegura que “mi partido es el más fuerte en la banda independentista del Parlamento de Cataluña. Si hubiera la posibilidad de votar libremente el presidente, sería yo. Estoy en contacto continuo con el gobierno catalán y con mi grupo”.

Respecto a sus relaciones con Quim Torra, actual presidente catalán, asegura que ambos “somos del mismo equipo, nos coordinamos. Él es jefe de gobierno en Barcelona, pero todo el mundo sabe que está más limitado en su espacio de libertad de acción”.

El reformismo de Sánchez

Admite el cambio de tendencia en el Gobierno español, pero duda de la voluntad reformista de Pedro Sánchez. “Comprobamos que los socialistas, cuando estaban en el gobierno, no querían ningún federalismo. No podemos ser tan naifs para pensar que ahora lo dicen de verdad. Sólo nos interesa qué ofertas pone Sánchez sobre la mesa: ¿en qué consistiría la reforma y qué objetivo se perseguirá?”.

En la entrevista, el líder de Junts per Catalunya admite la falta de apoyo de los países de la Unión Europea. “No me ha sorprendido. Siempre he advertido todo el mundo que nadie nos reconocería. Critico que la UE no haya dicho nada sobre cómo trataría con una Cataluña independiente. Pero, como ciudadano europeo, me ha decepcionado profundamente sobre todo el silencio después de la violencia policial durante el día del referéndum”.

Exilio 'versus' cárcel

Preguntado por su huida, a la que el entrevistados compara con los independentistas encarcelados, Puigdemont dice que “no me gusta, pero tampoco me gusta estar en el exilio. Me he ido fuera del país por nuestro movimiento, al igual que otros, porque no tenemos plena libertad de expresión ni garantías de un proceso correcto”.

Cuestiona “el sistema judicial español tiene más puntos débiles. Si los catalanes queremos irnos en España es por la experiencia con el régimen de la Constitución de 1978. Por ejemplo, el juez que decide sobre los recursos en mi caso antes había sido senador por el Partido Popular conservador. ¿Cómo podemos confiar en ellos? Aunque podemos recurrir al Tribunal de Justicia europeo, muchos tendrán que pasar años en la cárcel hasta que les den la razón, porque España ha violado sus derechos fundamentales”.