Menú Buscar
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont / 324

Puigdemont llama a una movilización “democrática” masiva

El expresidente señala que la respuesta del independentismo debe llegar en las urnas en elecciones generales y en los próximos días con protestas “no violentas”

14.10.2019 16:28 h.
4 min

El expresidente Carles Puigdemont ha reaccionado desde Bruselas tras la sentencia del Tribunal Supremo, con una llamada a la “movilización masiva” en la calle y en las urnas, en las elecciones generales, porque, a su juicio, “eso es lo que teme más el Estado, la movilización pacífica y la expresión en las urnas”, en alusión a las elecciones generales del 10 de noviembre. Todo obedece, según Puigdemont, a la "represión del Estado".

La rección de Puigdemont tras la condena del Supremo sobre el 1-O / EFE

Acompañado del exconsejero Toni Comín, Puigdemont ha lanzado pullas contra todos, contra la Unión Europea, por no reaccionar, “por callar”, y contra el PSOE, por no decir ahora nada, “cuando antes hablaba de acercamientos”. Con una larga exposición, sobre qué representa, a su juicio, la sentencia, “una condena a dos millones de catalanes”, los que han votado a favor de opciones independentistas, y votaron en el referéndum, Puigdemont ha insistido en que se debería impulsar una “vía catalana” que responda frente a la “oscuridad” del Estado. Su petición ha sido, en todo momento, la de llamar al independentismo, "pero no sólo, también a los catalanes que rechazan esa sentencia", a manifestarse en las calles.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont junto al exconsejero de Salud Toni Comín / 324
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont junto al exconsejero de Salud Toni Comín / 324

Puigdemont elude la euroorden

Pero nada ha formulado Puigdemont sobre la euroorden que el juez Pablo Llarena ha activado de nuevo. Con la sentencia en la mano, que ha condenado a los dirigentes independentistas por sedición y no por rebelión, esa euroorden, --la tercera que activa la justicia española-- esa petición podría ahora tener éxito.

Puigdemont señaló hace una semana que en ese caso, y aunque no se movería de Bruselas, estaría a disposición de la Justicia y estaría dispuesto a ser juzgado en España. Aseguró que no quedaba otra “vía”, pero ahora, de momento, no ha querido pronunciarse.

Vivir en un país "libre"

El expresidente de la Generalitat sabe que su propia actividad en Bruselas depende del grado de movilización que consiga el independentismo. En su discurso ha insistido en que “nada” le apartará de sus convicciones, y de que ahora, a su juicio, se refuerza la “necesidad de vivir en un país verdaderamente libre”.

Ha tenido palabras, incluso, para Oriol Junqueras, al precisar que en estos momentos “debería estar en Bruselas, en las audiencias para elegir a los comisarios europeos, en representación del millón de votos que consiguió”. Por la misma regla de tres, ha mencionado a los dirigentes que formaban parte de las listas en las elecciones generales y en el Ayuntamiento de Barcelona, al señalar que se han “vulnerado” los derechos políticos de todos ellos, desde Jordi Sànchez a Joaquim Forn, pasando por Jordi Turull, Josep Rull y el propio Junqueras.