Menú Buscar
Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, hoy prófugo en Waterloo (Bélgica) / EFE

El partido de Puigdemont intenta investirle de nuevo 'por Skype'

Junts per Catalunya retuerce el reglamento del Parlamento catalán para tratar de que el prófugo alcance la Presidencia de la Generalitat a distancia

4 min

El partido de Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña, hoy prófugo de la justicia en Waterloo (Bélgica), intenta investirle por Skype. La coalición Junts per Catalunya (JxCAT) busca retorcer el reglamento del Parlamento catalán para que el ex jefe del Ejecutivo alcance la Presidencia de la Generalitat de forma telemática, esto es, a distancia.

Lo hará la formación que representa como portavoz Eduard Pujol durante una reunión de la Comisión del Reglamento del hemiciclo convocada para esta tarde. JxCAT propondrá el nombramiento de una ponencia redactora que aborde cambios en la normativa que regula el funcionamiento de la cámara catalana. Según el propio Pujol, el grupo de trabajo "debe poner al día" determinados instrumentos de las normas que rigen la actividad parlamentaria que habrían quedado desfasadas. Como trasfondo, el diputado nacionalista ha eludido citar la cláusula que establece que un candidato debe estar presente en el Parlament para poder ser investido, abriendo así la puerta a Puigdemont.

Investidura telemática

La formación independentista propone que los grupos con representación parlamentaria lleven a la Comisión del Reglamento las propuestas que consideren necesarias para actualizar la normativa que ordena el buen funcionamiento del órgano de representación autonómico. JxCAT no esconde que una de sus propuestas es la de modificar el artículo que fija que un candidato a presidir la Generalitat de Cataluña debe estar presente en la cámara para poder ser votado por los diputados. En otras palabras, los nacionalistas pondrán sobre la mesa la investidura telemática.

Eduard Pujol y Elsa Artadi, diputados de JxCAT, en el Parlamento catalán / EFE

Eduard Pujol y Elsa Artadi, diputados de JxCAT, en el Parlamento catalán / EFE

Será la tercera vez que JxCAT intente colocar a su candidato al frente de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña, pese a dos intentos anteriores baldíos. El 30 de enero de este año, el presidente del Parlament, Roger Torrent, aplazó la sesión de investidura para elegir a Puigdemont, tras ser apercibido por el Tribunal Constitucional (TC). La corte de control constitucional advirtió a Torrent de que el prófugo solo podía presentar su candidatura si comparecía en la cámara catalana y con una autorización judicial del Tribunal Supremo (TS), la instancia judicial que instruye la macrocausa por el procés independentista.

Ley suspendida

Tras ese primer intento, la marca del PDeCAT para las elecciones autonómicas del 21 de diciembre del año pasado en Cataluña intentó de nuevo un encaje de bolillos para que Puigdemont fuera investido a distancia. Reformó con el apoyo de ERC y la CUP la Ley de Presidencia para que los presidentes pudieran ser investidos a distancia. El texto se aprobó en lectura única y concitó solo el apoyo de los partidos independentistas. Cinco días más tarde, la normativa fue suspendida cautelarmente por el Tribunal Constitucional.

Pese a los dos revolcones, JXCAT no se da por vencido. Intentará hoy convencer al resto de partidos de las bondades de su reforma, pese a que Ciudadanos, PSC y PP se oponen de salida. Asimismo, los intentos de investir al expresident huido por Skype ha topado con los dictámenes de los abogados del Parlament y por las resoluciones del Tribunal Constitucional, que han advertido de la ilegalidad de una añagaza de estas características.