Menú Buscar
El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, atiende a los medios desde Sant Julià de Ramis, donde ha dicho: "El Estado ha perdido más que nunca"

Puigdemont: "El Estado ha perdido más que nunca"

El presidente de Cataluña se dirige a los medios internacionales para venderles la "violencia" de la policía contra las reuniones "pacíficas" para celebrar el referéndum ilegal

3 min

El presidente catalán, Carles Puigdemont, ha criticado la violencia del Estado para defender la ley ante la paz de quienes han organizado y se han movilizado por un referéndum declarado ilegal.

Puigdemont ha denunciado “el uso injustificado, irracional e irresponsable de la violencia” ejercida por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en el intento de impedir la consulta de este domingo.

Porras contra urnas

Ha aprovechado la presencia de medios nacionales e internacionales para vender al mundo que “el deseo de los catalanes” es "votar pacífica y democráticamente", esto es, alejarse del Estado español. Un Estado que, dice, utiliza “violencia, porras, balas de goma y agresiones” contra gente que “pacíficamente” se había reunido “para proteger urnas, papeletas y colegios electorales”. Logística ilegal para un referéndum ilegal que ha contado con la connivencia de los Mossos d’Esquadra.

Posteriormente, ha realizado una primera declaración institucional en la que ha dicho que ni la "nueva operación de represión contra la población que quiere votar" ha podido impedir que se depositen las papeletas en las urnas. "La respuesta pacífica la daremos de nuev hoy, con paz y paciencia, para que al final del día sean muchos los que ejerzamos el derecho a votar que se nos niega permanentemente".

"Porras contra urnas. Violencia contra civismo. Por este camino unos avanzan hacia una vergüenza que los acompañarán para siempre y otros enseñan al mundo una dignidad y un coraje que también acompañará para siempre", ha afirmado.

"Cotas de vergüenza que lo acompañarán siempre"

En esta línea, Puigdemont ha degradado al Estado, del que ha dicho que ha “alcanzado unas cotas de vergüenza que lo acompañarán siempre”. “El Estado ha perdido mucho más que de lo que había perdido, y los catalanes han ganado mucho más de lo que habían ganado”, ha expresado desde dentro del pabellón, adonde ha llegado aclamado, vitoreado y rodeador por claveles. Lo ha hecho en catalán y castellano.

El líder del Ejecutivo catalán ha hecho la primera declaración en Sant Julià de Ramis (Girona), donde estaba previsto que votase a las 9.30, aunque finalmente, y con la posibilidad que le daba el censo universal, lo ha hecho en Cornellà de Terri. Ha evitado así el operativo de la Guardia Civil en el pabellón del pueblo, donde se ha incautado de las urnas para desmontar la consulta.