Menú Buscar
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont a su llegada a la llamada Casa de la República / EFE

Puigdemont ve una "escalada de confrontación" en la retirada de lazos

Defiende la libertad de expresión para denunciar "situaciones injustas", en referencia a los dirigentes independentistas encarcelados

3 min

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha denunciado la "escalada de confrontación" que, en su opinión, genera la retirada de lazos amarillos y ha hecho un llamamiento a los independentistas a no "caer en la provocación". Lo ha hecho a través de un vídeo que ha colgado en su perfil de Twitter mientras se estaba celebrando una manifestación convocada por Ciudadanos para denunciar la agresión sufrida por una mujer el pasado fin de semana por quitar estos símbolos secesionistas. El atacante está en libertad con cargos tras ser detenido por la Policía Nacional.

Puigdemont ha pedido a los que tienen responsabilidades políticas a condenar todo acto de violencia que persiga "coartar la libertad de expresión de los demás". "Sería una grave irresponsabilidad alimentar una confrontación social con la finalidad de interferir en el clima necesario que tiene que acompañar todo momento de diálogo", ha dicho.

"Las profundas diferencias que tenemos con el Estado no estarán nunca, por parte de la mayoría política que da apoyo al Govern, por encima de la voluntad de favorecer la convivencia pacífica en nuestro país", ha añadido el expresidente. Considera que esa voluntad de diálogo es compatible con la libertad de expresión para denunciar situaciones injustas, en referencia a los lazos que solicitan la libertad de los dirigentes independentistas encarcelados.

Puigdemont cree que el espacio público "puede y debe" acoger todas las expresiones democráticas, que subraya que tienen que ser respetadas.

Radicalidad y diálogo

Ha llamado a hacer frente "con serenidad y sin caer en las provocaciones, a todos los que han diseñado y alimentado una escalada de la confrontación" que advierte de que solo alimentan actitudes radicales, que dificultan el necesario diálogo entre las partes.

"La Generalitat y el Estado se han emplazado al diálogo, y este es el deseo mayoritario" y ha avisado de que el Govern no abdicará de sus competencias, pero quiere que la racionalidad democrática y la cooperación sean el camino para resolver problemas.

El expresidente ha aclarado que ese es el motivo por el que se han propuesto dialogar con el Estado en el ámbito que sea mas oportuno: "Y hagámoslo ya".