Menú Buscar
Puigdemont, apoyando a los intérpretes de la Eurocámara que "se quedaron sin trabajo durante la crisis del Covid-19" / @KRLS (TWITTER)

Puigdemont critica a España y 'olvida' el coronavirus en su minuto de gloria en la Eurocámara

El 'expresident' fugado cuestiona la democracia española y sostiene que en el país "se persiguen ideas" y "disidentes políticos"

3 min

Carles Puigdemont ha aprovechado este miércoles su intervención de un minuto en el Parlamento Europeo para criticar el sistema democrático español, eludiendo referirse a la grave crisis sanitaria y social causada por el coronavirus a escala mundial --también en Cataluña, donde se han disparado los rebrotes de la pandemia.

El eurodiputado de JxCat se ha mostrado crítico con la comparecencia de la canciller Angela Merkel, que ha presentado en la Eurocámara las prioridades de la presidencia alemana para el segundo semestre de 2020. Entre las cuales, como es natural, no figura la independencia unilateral de Cataluña declarada por el expresidente de la Generalitat fugado de la Justicia en octubre de 2017, a la que lógicamente ni ha aludido.

Puigdemont ha reprochado que el discurso de Merkel se centrara en la grave crisis económica que la pandemia ha causado en el continente.

"Disidentes políticos"

"Canciller: los problemas de Europa no son sólo económicos. Sin duda, nos enfrentamos a una crisis que será dura. Tenemos que evitar la desigualdad, la pobreza, que serán la fuente de conflictos el día de mañana", ha empezado diciendo a modo de breve introducción el expresident y exalcalde convergente de Girona para, acto seguido, dirigir su discurso al terreno que le interesa: el procés independentista catalán y sus dirigentes.

A partir de ese momento, Puigdemont ha dado rienda suelta a sus críticas a España: "Los problemas de la Unión Europea (UE) también son democráticos. Salir de una crisis económica para entrar en una crisis de libertades y derechos no resolverá los problemas de Europa. Todo tiene que estar vinculado con la consolidación democrática, tenemos que exigir que aquellos países donde el Estado de derecho se pone en entredicho, como en España, lo respeten, acabando con la persecución de ideas, encarcelando a disidentes políticos, artistas y periodistas. Es es un imperativo moral y jurídico que no puede seguir evadiendo la UE por más tiempo", ha concluido el prófugo de la Justicia, aludiendo de este modo a su propia situación personal y a la de los exdirigentes de la Generalitat en prisión o huidos tras impulsar un referéndum ilegal de secesión sin garantía democrática alguna y la DUI.