Menú Buscar
La coordinadora del PDeCAT Marta Pascal junto Carles Puigdemont y el exconsejero de Interior, Joaqum Forn, en una imagen de archivo/ EFE

Puigdemont comparecerá el martes entre la presión de PDeCAT y la CUP

El presidente de la Generalitat abordará la "situación política actual", según ha acordado la Mesa de la Cámara catalana, sin referencia a la DUI

2 min

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, comparecerá el martes a las 18.00 horas en el Parlament, para informar "sobre la situación política actual", una hora que ha provocado las críticas de C,s, PSC y PP. Así lo han explicado fuentes parlamentarias tras la reunión de la Mesa y la Junta de Portavoces de este viernes en la cámara, que ha abordado la petición de Puigdemont de comparecer a petición propia en el Parlament. Según fuentes de Cs, se alega que Puigdemont solo puede comparecer a partir de las 18.00 por cuestión de agenda, y por eso C,s pedido la publicación de esa agenda para justificarla, una solicitud que les ha sido denegada. Aunque habían anunciado que no asistirían al pleno previsto inicialmente para el lunes porque estaba suspendido por el TC, sí irán al del martes, pese a que están convencidos de que "servirá para declarar la independencia". Por eso, han preguntado a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, si frenará el pleno en caso de que se declare la independencia, pero "se ha negado a responder".

La comparecencia del presidente catalán estaba prevista para este lunes, pero el Tribunal Constitucional, en respuesta a un recurso de amparo del Tribunal Constitucional, ha suspendido ese Pleno porque se planteó para debatir los resultados del referéndum en base a la ley que regula. CSQP y PSC propusieron que Puigdemont que acudiera a la Cámara para abordar la situación política.

Puigdemont deberá conciliar los intereses de su partido, PDeCAT, donde varios dirigentes se han desmarcado de la supuesta declaración unilateral de independencia (DUI) -Artur Mas, Santi Vila, Francesc Homs...- que debía aprobarse tras el 1-O, mientras que la CUP considera "ineludible e inaplazable" que sea aprobada.