Menú Buscar
Carles Puigdemont (d) y Toni Comín (i) en su estreno en el Parlamento europeo / EFE

Puigdemont y Comín, la anécdota europea magnificada por los medios ‘indepes’

Los fugados, colocados en el ‘gallinero’ de la Eurocámara sin que nadie les concediera la palabra, despertaron “más curiosidad que interés”; su influencia en la toma de decisiones será nula

4 min

“Más curiosidad que interés”. Así define un eurodiputado del grupo liberal el estreno de Carles Puigdemont y Toni Comín en el Parlamento europeo. La sesión celebrada ayer en Estrasburgo, a la que asistían por primera vez los independentistas fugados, ha dado lugar a un amplio despliegue por parte de medios afines al soberanismo, como RAC1 y varios digitales de la misma línea editorial, así como de TV3 y Catalunya Ràdio. Pero esta cobertura no guarda proporción con el interés político suscitado, según han explicado a Crónica Global eurodiputados asistentes al plenario.

Ayer arrancó en la Eurocámara una sesión plenaria que se prolongará hasta el día 16, en que se tratarán temas como la Conferencia sobre el Futuro de Europa, la financiación del Pacto Verde europeo, así como la protección de la biodiversidad, las tensiones en el Oriente Medio y los derechos de los ciudadanos después del Brexit, entre otros temas de profundo calado.

Quim Torra, presidente de la Generalitat, haciendo declaraciones a los medios / EFE
Quim Torra, presidente de la Generalitat, haciendo declaraciones a los medios en Estrasburgo / EFE

Puigdemont y Comín acudieron arropados por la plana mayor independentista, esto es, del presidente catalán Quim Torra; consejeros del Govern, diputados secesionistas, así como del presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC). “Querían hacer ruido y lo que hicieron fue el ridículo. Les colocaron en el gallinero y nadie les concedió la palabra”, explica una eurodiputada popular, quien afirma que “ningún grupo les ha querido aceptar como miembro. En Europa no se espera a dos fugados de la Justicia. Son dos personajes amortizados y caducos”.

Toni Comín y Carles Puigdemont, mostrando el cartel de apoyo a Junqueras en la Eurocámara / TVE
Toni Comín y Carles Puigdemont, mostrando el cartel de apoyo a Junqueras en la Eurocámara / TVE

El juez Pablo Llarena mantiene las órdenes europeas de detención y entrega que activó contra Puigdemont y Comín. Al ser europarlamentarios, cuentan con la inmunidad asociada a este cargo político, pero el instructor de la causa del procés ha pedido un suplicatorio al Parlamento europeo para que dicha inmunidad sea suspendida y, por tanto, puedan ser juzgados por los delitos de los que se les acusa. De ahí la sensación de provisionalidad y de indiferencia que el expresidente y el exconsejero despiertan en Estrasburgo.

"Magnificado por sus altavoces"

“Hay 751 eurodiputados que representan a 500 millones de personas y 28 Estados miembros. En Cataluña, la presencia de los dos políticos puede ser importante, especialmente porque es magnificado por sus altavoces, pero a escala europea, la influencia que van a tener en las decisiones que tome el Parlamento europeo es nula”, explica un parlamentario del grupo socialista.

Mucho más directo se muestra un eurodiputado del grupo liberal del que, hasta ahora, formaban parte los neoconvergentes (ERC está suscrita a los Verdes). “No pintan nada. Casi nadie les ha hecho caso. Despiertan más curiosidad que interés”, afirma. Una compañera de grupo califica de "circunstancia temporal" la presencia de ambos independentistas. "Hasta que se les levante la inmunidad estarán ahí tratando de sacar partido, sobre todo económico".

Destacadas en Política