Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (i), y el expresidente Carles Puigdemont (d), ofrecen una rueda de prensa tras su primer encuentro presencial desde la toma de posesión del nuevo Govern, en Waterloo / EFE

Puigdemont y Borràs ajustan cuentas con Pedro Sánchez tras anunciar los indultos del 'procés'

El exmandatario convergente fugado desdeña su discurso calificándolo como "una reedición del régimen del 78" y la presidenta del Parlament niega que su medida de gracia sea un "triunfo ni un mérito"

Ricard López
5 min

Las apelaciones a la "concordia" y el "reencuentro" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para justificar su decisión de indultar a los políticos presos del procés continúan sin obtener signo alguno de reciprocidad por parte del secesionismo gobernante en Cataluña. Al plantón del Govern en pleno a su acto de este lunes en el Liceu --y la protesta ultranacionalista a sus puertas--, se han sumado en las últimas horas un sinfín de críticas desde ERC, JxCat, CUP y sus asociaciones afines. Empezando por las del expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont y la presidenta del Parlament, Laura Borràs.

Desde la formación posconvergente no ocultan su malestar ante la medida de gracia anunciada por Sánchez al considerarla del todo insuficiente. "Ha nacido el espíritu del Liceu", ha reprochado Puigdemont en tono claramente desdeñoso, contraponiendo acto seguido el discurso del presidente del Gobierno con la jornada del referéndum ilegal y unilateral de secesión de Cataluña de 2017: "Nace para confrontarse con el espíritu del 1 de octubre y dar aire a los que pretenden neutralizar el independentismo a golpe de represión o de renuncia. El discurso en el atril de Pedro Sánchez no engaña a nadie: anuncia una reedición del régimen del 78", ha sostenido en Twitter el exalcalde de Girona con CiU de 2011 a 2016 y expresidente de la Generalitat hasta su fuga en 2017.

Carles Puigdemont, respondiendo en Twitter a la apelación a la "concordia" de Pedro Sánchez
Carles Puigdemont, respondiendo en Twitter a la apelación a la "concordia" de Pedro Sánchez

Borràs: "Los indultos no son un triunfo ni un mérito"

En línea similar se han expresado otros dirigentes, como por ejemplo Laura Borràs. Hiperactiva en sus redes, la presidenta del Parlament ha afirmado que "los indultos no son un triunfo del independentismo, ni un mérito de Pedro Sánchez", sino que, a su modo de ver, "rectifican un error jurídico y de mucho sufrimiento".

Laura Borràs, criticando a Pedro Sánchez tras anunciar en el Liceu la concesión de los indultos a los políticos presos
Laura Borràs, criticando a Pedro Sánchez tras anunciar en el Liceu la concesión de los indultos a los políticos presos

Un argumentario repetido hasta la saciedad desde JxCat, desde donde --al igual que ERC-- insisten en que sus exigencias no se apaciguarán hasta conseguir la secesión: "La "concordia" pasa por respetar el derecho a la autodeterminación de Cataluña y a su independencia", ha manifestado en sus redes sociales, por ejemplo, la nueva consellera de Universidades e Investigación, Gemma Geis.

Gemma Geis, recordándole a Pedro Sánchez que su objetivo es la secesión
La 'consellera' de Universidades e Investigación, Gemma Geis, recordándole a Pedro Sánchez que su objetivo es la secesión

Torra critica el "paternalismo colonial" del Gobierno

Apenas unas horas antes de estas muestras de rechazo, numerosos mandatarios y exmandatarios secesionistas de la Generalitat ya se habían encargado de hacerlo público en lo relativo a la invitación al acto. Tal fue el caso de Quim Torra, que en sus redes sociales se despachó con el siguiente comentario ultranacionalista: "Don Pedro, nunca asisto a los actos de propaganda del paternalismo colonial de su Gobierno español. El único reencuentro lo haremos en la mesa de Estados del Consejo de Europa, libres y de igual a igual".

Quim Torra, criticando el "paternalismo colonial" del Gobierno de Sánchez en Twitter
Quim Torra, criticando el "paternalismo colonial" del Gobierno de Sánchez en Twitter

Como máximo mandatario de la Generalitat, Torra fue el presidente autonómico mejor pagado de España, con un salario anual de más de 153.000 euros, sueldo superado incluso en la actualidad por Laura Borràs. A pesar de su destitución por desobediencia a finales de 2020, durante los próximos cuatro años Torra seguirá percibiendo el 80% de esa cantidad: 122.400 euros, tal como establece la Ley 6/2003, de 22 de abril. Y a partir de los los 65 años --en diciembre cumplirá 58--, su pensión del Estado al que critica pasará a ser de 91.800 euros.