Menú Buscar
Carles Puigdemont, durante su primera entrevista en TV3 como presidente de la Generalitat / CG

Puigdemont blinda la televisión y la radio públicas catalanas con más presupuesto

El 'President' prevé aumentar de 220 a 240 millones el gasto en medios públicos de la CCMA mientras los trabajadores critican el reparto de cargos entre CDC y ERC

María Jesús Cañizares
4 min

Las arcas públicas están prácticamente vacías, pero el Gobierno de Carles Puigdemont no piensa escatimar recursos económicos. Y tampoco renunciar a un férreo control ideológico. Según ha podido saber Crónica Global, la intención del presidente de la Generalitat es aumentar el gasto en los medios públicos catalanes englobados en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) un 10% si, finalmente, se aprueban los nuevos Presupuestos de la Generalitat de 2016. Es decir, que de los 220 millones que gasta actualmente el Ejecutivo autonómico, se pasaría a 240 millones.

En paralelo, CDC y ERC se encuentran en fase de reparto de cargos, algo que ha sido criticado por el comité de empresa de TV3. Ambas formaciones han pactado que Brauli Duart siga al frente de la CCMA. Y mientras Saül Gordillo estará al frente de Catalunya Ràdio a propuesta de ERC --el nombramiento se supo incluso antes de que se formara el nuevo Gobierno catalán--, queda pendiente la designación del director de TV3, que previsiblemente será una persona afín a Convergència.

Reducción de plantilla

Fuentes del comité de empresa de los medios públicos catalanes defienden ese aumento del presupuesto, pues las plantillas han quedado mermadas por un ERE que ha supuesto la pérdida de 600 trabajadores en cuatro años y la CCMA prohíbe las contrataciones temporales. Aseguran que 2015, año en que se han celebrado tres elecciones, ha sido especialmente duro para un personal diezmado por los despidos.

Asimismo, defienden las sinergias que provoca TV3 en la industria audiovisual, de ahí que avalen un aumento del gasto en medios públicos.

Por contra, critican la pretensión de la empresa de reducir en un 10% el número de trabajadores asignados a cada producción, lo que hace prever, según estas fuentes, un aumento de la externalización. “Eso supone regalar producción propia”, denuncia el comité de empresa, que el próximo martes tiene prevista una reunión con la dirección para abordar ese recorte de horas, justificadas en una posible prórroga presupuestaria.

Falta de pluralidad

Los trabajadores también quieren acabar con la falta de pluralidad existente en los medios públicos catalanes, que “no pueden estar dirigidos a una sola parte de la población”. El origen del problema reside en la reforma de la ley de la CCMA pactada en 2012 entre CiU y PP, que otorgó al Gobierno catalán más control sobre esos medios.

Los trabajadores piden que se vuelva a la situación anterior, donde el Parlamento catalán tenía más peso. Así se lo ha hecho saber el comité de empresas a todos los grupos parlamentarios en su reciente ronda de contactos. Junts pel Sí, dicen, no está por la labor y se escuda en las aritméticas parlamentarias.

Pero algo está cambiando y precisamente en la Cámara catalana, pues la Comisión de control de la CCMA estará presidida por Ciudadanos, que promete mano dura con el sesgo ideológico que la dirección de los medios públicos catalanes intente imponer.