Menú Buscar
Carles Puigdemont, en su comparecencia en el Parlament para explicar la composición de su Gobierno.

Puigdemont avisa a la CUP de que buscará ‘grandes acuerdos’ con todos los grupos parlamentarios

El 'President' relativiza el plazo de 18 meses para lograr la independencia: “No improvisaremos”

María Jesús Cañizares
3 min

Carles Puigdemont quiere alcanzar grandes acuerdos de legislatura con todos los grupos parlamentarios, no sólo con la CUP. El presidente de la Generalitat, que comparece en la Cámara catalana para dar cuenta de la composición de su Gobierno, expresa así su deseo de no limitar su estabilidad gubernamental al apoyo de los antisistema, que precisamente hoy tienen previsto votar una moción favorable a recuperar la paga extra de los funcionarios de 2012 con el resto de formaciones y en contra de la postura de Junts pel Sí.

El convergente prepara el terreno para aprobar, entre otras iniciativas, los presupuestos de la Generalitat de 2016 con la mirada puesta en el PSC.

Dos grandes ejes

En su intervención en el primer Pleno ordinario de esta legislatura, Puigdemont ha explicado que su Govern tiene encomendado un trabajo de 18 meses dividido en “dos grandes carpetas”.

Una tiene que ver “con la defensa de las competencias actuales y máxima respuesta que tiene la crisis sobre empresas y personas. Que nadie tenga ninguna duda de que aprovecharemos todas las competencias hasta la última letra para defender al ciudadanos”. La segunda corresponde a las estructuras de un Estado independiente en forma de República.

Es un Gobierno renovado, reordenado y moderno, pensado para dar cumplimiento con eficacia al programa que presenté en la sesión de investidura, resultado de las elecciones del 27S, es decir, lo que quiere una gran mayoría de la ciudadanía”.

Le ha pedido a su Gobierno “talante de diálogo permanente con todos los grupos. Tenemos acuerdo con la CUP de estabilidad, pero eso no impide que lleguemos a amplios acuerdos con el resto de grupos”.

Leyes

El objetivo es aprobar las leyes necesarias para crear ese Estado propio e internacionalizar ese proyecto. La cohesión social, consolidar la recuperación económica, proyección exterior y transparencia son los ejes del Ejecutivo y de su organigrama, que como se sabe, está dividido en tres grandes áreas, una de ellas económica dirigida por el vicepresidente Oriol Junqueras y otras dos de carácter social y asuntos exteriores, en manos de Neus Munté y Raül Romeva, respectivamente.

“Lo queremos hacer sin improvisaciones, para servir mejor a las personas que más sufren. Queremos que el Gobierno funcione de forma eficaz”, ha dicho en alusión a que, como ya ha dicho en alguna ocasión, lo más importante no es el plazo de 18 meses recogido en la hoja de ruta y en los acuerdos de JxSí y la CUP.