Menú Buscar
Puigdemont, junto a Elsa Artadi, en el congreso fundacional de JxCat / EP

Puigdemont al ataque: JxCat fija eliminar el Estado en Cataluña

El partido de Puigdemont defiende en su congreso fundacional “un nuevo embate por la república catalana”

4 min

Está por escrito y es la ponencia política de Junts per Catalunya. El independentismo irredento de Carles Puigdemont quiere mantener el pulso con el Estado, a diferencia de la apuesta que ha realizado Esquerra Republicana. Puigdemont pasa al ataque y fija como estrategia “el desgaste del poder del Estado en Cataluña”, es decir, su progresiva eliminación, a través de una “confrontación pacífica”.

El congreso fundacional de JxCat ha servido para iniciar una carrera hacia las elecciones con el objetivo de superar a ERC y lograr más del 50% de votos independentistas. Sólo desde la primera posición, el partido de Puigdemont podrá doblegar, así lo entiende su núcleo dirigente, a los republicanos y formar de nuevo gobierno con las condiciones del expresidente.

Intervención de la UE

En la ponencia política aprobada se señala que las próximas elecciones deben servir para “abrir la puerta a un nuevo embate por la república catalana, muy particularmente si las listas independentistas superan el 50%”.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont / EP
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont / EP

El reto va más allá, porque, a pesar de que la respuesta de la Unión Europea en todos estos años ha sido negativa para los intereses del independentismo, en la ponencia se señala que se pedirá la “intervención de la UE” para forzar un referéndum de autodeterminación en el caso de victoria del más del 50% de los votos.

"Confrontación pacífica"

Puigdemont no acepta volver a la gestión del día a día, ni la idea de Esquerra de sumar, poco a poco, más adeptos al independentismo. Mientras el dirigente de ERC y ahora con funciones de presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, reclama que ese referéndum sólo se podría pedir con un 70% u 80% de partidarios, Junts per Catalunya se ha sumado a los más irredentos del movimiento.

La Portavoz del Grupo Junts per Catalunya en el Congreso de los Diputados, Laura Borràs / EP
La Portavoz del Grupo Junts per Catalunya en el Congreso de los Diputados, Laura Borràs / EP

Aunque los militantes de Junts per Catalunya no pasan de 5.000, y la refundación de Puigdemont no está logrando los objetivos esperados, la radicalidad se expresa en toda la ponencia política. Puigdemont espera darle la vuelta a las encuestas con varios candidatos en liza, entre ellos Laura Borràs, que ha expresado su deseo de encabezar la candidatura.

En cuanto a la organización interna, JxCat acepta la doble militancia, “hasta que haya una eventual confrontación electoral”, en alusión al PDECat, que, por ahora, mantienen la voluntad de erigirse como espacio propio. En la ponencia se reconoce diferentes ideologías: socialdemócrata, y de izquierda, pero también liberal. Es decir, todo vale bajo la dirección de Puigdemont y el ataque “al Estado”, a través de una “confrontación pacífica”.