Menú Buscar
Carles Puigdemont en una imagen de archivo / EFE

Llamar "asqueroso" a Puigdemont no es delito de odio, según la Audiencia de Barcelona

Un usuario de las redes insultó al expresidente a través de las redes sociales y le 'invitó' a realizar trabajos sexuales a Junqueras

3 min

La persona que llamó "asqueroso" a Carles Puigdemont por las redes no incurrió en un delito de odio ni de injurias. Así lo consideró el juzgado de instrucción que recibió el caso en primera instancia y así lo ha ratificado una jueza de la Audiencia de Barcelona. El hombre que escribió el insulto al expresidente catalán también le deseó que fuera enviado a la cárcel, donde "le podrás hacer unas pajillas al oso gordito birojo en Estremera", en referencia a Oriol Junqueras. Dato que tampoco incurre en ningún delito. 

La magistrada que ha dictado sentencia, María José Magaldi, señala que el que dirigió este mensaje a Puigdemont "puntualiza que podrá, es decir, si así lo desea", por lo que se considera una oferta que el político fugado puede rehusar. Además, añade que "en una sociedad abierta como es la actual tales prácticas, aparte de ser ajenas a los motivos típicos, mas allá de ser desafortunadas y en cierto modo hilarantes, para nada resultan penalmente reprochables". 

Sin "relevancia penal"

La magistrada de la audiencia provincial entiende que las palabras del internauta "no alcanzan la relevancia penal necesaria para ser calificada de delito de injurias", a pesar de que las frases utilizadas fueran "groseras sin duda".

También apunta que el emisor del mensaje deseó que Puigdemont ingresara en la cárcel por, presuntamente, haber vulnerado la legalidad vigente, no por su ideología independentista. Lo que respalda que rechace el delito de odio. 

No incita al odio

"Manifestar el deseo de que ingrese en la cárcel una persona contra la que se ha decretado busca y captura y prisión [...] no incita a nadie ni directa ni indirectamente a llevar a cabo actos de odio o discriminación respecto de la persona a la que se dirige", argumenta la jueza Magaldi, "y mucho menos cuando el motivo que impele a quien manifiesta tal deseo no responde a motivos racistas, religiosos, situación familiar, pertenencia a una etnia, raza, nación origen nacional, orientación sexual, genero, enfermedad, discapacidad o ideología".

Desde el punto de vista de la magistrada, "para nada" se le reprocha a Puigdemont "que haya huido de la justicia" ni tampoco que entre en prisión debido "a su ideología independentista (por demás perfectamente legítima)" sino al hecho de "haber vulnerado presuntamente la ley".