Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carles Puigdemont (1d), expresidente catalán prófugo de la justicia, con Loryn Paris (2d), vicepresidente del N-VA y diputado regional / TWITTER

Los 'amigos' belgas de Puigdemont rompen el gobierno contra la inmigración

Los nacionalistas flamencos del N-VA, que acogieron al 'expresident' catalán prófugo, dejan el Ejecutivo federal por la firma del Pacto Mundial para la Migración de la ONU

4 min

Los amigos que han acogido y arropado a Carles Puigdemont en Bélgica han roto el gobierno federal por su oposición a la inmigración. El partido nacionalista flamenco N-VA, que dio la bienvenida y apoyo logístico al expresident catalán huido de la justicia en España, ha salido de la coalición gubernamental en el país centroeuropeo después de que el primer ministro, Charles Michel, anunciara que firmará el Pacto Mundial de Migración de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La formación nacionalista flamenca no respaldará el apoyo de Michel al pacto, que se oficializará mañana en Marrakech (Marruecos). Han anunciado que saldrán de la coalición de gobierno, dejándolo en minoría. Pese a ello, el jefe del Ejecutivo no se amilanará y firmará la entente, que busca proporcionar el primer marco internacional para una migración "segura, ordenada y regular". El acuerdo ha salido de una negociación entre los estados miembros de la ONU que se inició con la Declaración de Nueva York en 2016, que la organización supranacional firmó por unanimidad aquel año.

'No' a la inmigración

El frágil equilibrio logrado entre los países integrados en Naciones Unidas no ha convencido al N-VA, el mayor partido de Bélgica y valedor de Puigdemont en el país, hasta el punto que se rumoreó que el prófugo podría concurrir a las elecciones europeas de 2019 en las filas del partido. Anunció ayer en rueda de prensa que dejará tirados a sus socios de coalición federal, el valón Mouvement Réformateur, los cristiano demócratas flamencos del CD&V y los liberales flamencos de Open VLD.

Charles Michel, primer ministro federal de Bélgica / EFE

Charles Michel, primer ministro federal de Bélgica / EFE

Ello obligará a Charles Michel a recomponer el Ejecutivo, del que saldrán 15 miembros. Serán el ministro del Interior, Jan Jambon, el de Finanzas, Johan Van Overtvedlt y el titular de Defensa, Sander Loons. También se espera que abandonen el gobierno federal el polémico secretario de Estado para el Asilo e Inmigración, Theo Francken, rebautizado por algunos medios como el Donald Trump belga, así como la secretaria de Estado de Igualdad, Zuhal Demir, entre otros.

Amigos 'dudosos'

Cabe recordar que el N-VA acogió a Carles Puigdemont cuando el expresidente catalán huyó de España en 2017 tras el referéndum ilegal de secesión del 1 de octubre y la posterior declaración unilateral de independencia (DUI) frustrada del mismo mes. Los nacionalistas flamencos lo arroparon hasta el punto de prestarle un lujoso chalé y de pedir el asilo político para el también exalcalde de Girona. Tan bienvenido fue Puigdemont en Flandes que el N-VA ha provocado varias crisis diplomáticas con España, que han obligado al ministro de Exteriores, Josep Borrell, a tomar decisiones.

Pese a que el entusiasmo de la Nueva Alianza Flamenca ha provocado grietas en el Ejecutivo federal, el N-VA ha seguido acogiendo a Puigdemont con estatus de viaje oficial y se han significado públicamente a favor del también exdiputado de CiU en el Parlamento catalán. 

Todo ello no ha sido óbice para que Puigdemont cargara contra Vox por ser, según él, de "extrema derecha", ignorando que sus anfitriones en el estado centroeuropeo tienen posturas muy restrictivas en materia de inmigración. La salida ahora del N-VA del gobierno belga complica la aprobación de los presupuestos federales para 2019 y agrega incertidumbre a las elecciones nacionales de 2019.

Destacadas en Política