Menú Buscar
Carles Puigdemont durante la entrevista en Rac1 / CG

Puigdemont amenaza: “Doy un consejo al Estado: que vayan con cuidado; todo vuelve”

El expresidente asegura que su paso al lado y la apuesta por Sànchez es “provisional” y que solo servirá para “desbloquear el Govern”

3 min

Carles Puigdemont amenaza al Gobierno un día después de dar un paso al lado y apostar por Jordi Sànchez como candidato a la presidencia de la Generalitat. El líder de Junts per Catalunya ha asegurado que no le sorprendería que se impidiera a Sànchez ser presidente, pero ha avisado: “Doy un consejo al Estado: que vayan con cuidado con sus abusos; todo vuelve”.

El expresident ha afirmado este viernes en una entrevista en Rac1 que el conflicto catalán “no va a resolverse a la española; ha llegado al mundo; habrá pronunciamientos que harán sonrojar al régimen”, ha dicho en referencia a la comunidad internacional. En este sentido, ha defendido que Jordi Sànchez tiene “todos los derechos como diputado y es elegible presidente”, pese a estar en prisión preventiva.

Una candidatura “provisional”

Puigdemont ha calificado la elección de Sànchez como “provisional”: “Quiero volver a ser presidente de la Generalitat; el Parlament ha constatado que tiene mayoría para hacerme president”. Que JxCat presente como candidato a la investidura al exlíder de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) servirá para “desbloquear el Govern mientras tanto”.

Descarta para la presidencia al exvicepresidente Oriol Junqueras (ERC), que también se encuentra en la cárcel, ya que considera que las urnas han avalado a JxCat para encabezar el Govern. Es por esta razón que ha apostado por su número dos de su lista, Jordi Sànchez, en vez de por el candidato de ERC.

Su principal error

En línea con los partidos independentistas desde después de las elecciones del 21D, Puigdemont ha hecho autocrítica. Su principal error, dice, fue “no implementar la república el día 10 de octubre”, cuando declaró la independencia y acto seguido suspendió sus efectos. Sin embargo, afirma que “entrar en un juego de reproches no sirve de nada; todos cometimos errores pero mantuvimos la dignidad”.

También ha relatado lo que pasó el 26 de octubre, la jornada anterior a la DUI. Puigdemont, desde Bruselas, ha asegurado que a las ocho de la mañana de ese día “hacía gestiones para que el Estado diera las garantías necesarias para convocar elecciones”. Durante algunas horas, ésta fue la opción más probable. A media mañana, ha explicado, las negociaciones se rompieron.

La decisión final se basó en la respuesta del Gobierno a una futura DUI: “Teníamos delante un golpe de Estado de apariencia constitucional, el 155; habíamos visto los golpes del 1-O, los helicópteros”.