Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont / EUROPA PRESS

Puigdemont culpa “al 155” de la deslealtad entre JxCat y ERC

El expresidente huido reclama una “mesa de aliados” para construir de nuevo puentes y mete más presión a los republicanos para el día después de las elecciones

5 min

El expresidente de la Generalitat huido de la justicia, Carles Puigdemont, ha asegurado que la deslealtad entre socios de gobierno que ha marcado la última legislatura en Cataluña es “culpa del 155”. En una entrevista en RAC1, ha mantenido que el principal problema entre JxCat y ERC, los dos partidos que comparten el Ejecutivo catalán, es la “represión” y la “justicia” que persigue los actos de los independentistas y que, según indica, llega a “inhabilitar al presidente Quim Torra”.

La autocrítica ha brillado por su ausencia en una entrevista en la que ha manifestado que su partido debe estar “detrás de Laura Borràs” para que su candidata sea la presidenta y ha confirmado que él no intentará siquiera recoger el acta de diputado.

Defensa de Borràs

En cuanto al caso de corrupción que afecta a la candidata, el presunto troceo de contratos cuando estaba al frente de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC) para otorgarse sin concurrencia pública, Puigdemont la defiende a medias. Asegura la inocencia de la presidenciable, aunque señala que el caso que le afecta no es análogo a los políticos que están en la cárcel por la declaración secesionista simbólica de 2017.

En cuanto a las declaraciones de Borràs de los últimos días y la polémica entrevista con El País, Puigdemont cierra filas con la política y reclama que se vaya “a la fuente original”. Mantiene que ella no dijo lo que se refleja en el escrito y en el vídeo que se ha divulgado y lo atribuye a una edición malintencionada.

Presión a ERC y mesa de “aliados”

En cuanto a las elecciones del 14F y el futuro de la Generalitat, Puigdemont asegura que la DUI ya se declaró hace cuatro años y que falta “desplegarla”. Redobla la presión a ERC y afirma que, aunque se impongan en las urnas por votos y escaños --“respetaremos lo que digan los catalanes en las urnas”, mantiene--,  solo apoyarán a los republicanos “si los programas coinciden”. Y esto pasa, de forma indispensable, por retomar el procés.

El expresidente de la Generalitat ha confesado que habló con el líder republicano, Oriol Junqueras, “hace un par de días”. Con todo, su conversación no tocó ningún tema político, solo personal. Hecho que indica la distancia que existe entre ambos. No obstante, pide una “mesa de aliados” para reconstruir puentes y recobrar la confianza. Según su relato, el objetivo secesionista debería ser la base del trabajo conjunto y debería ser suficiente para dejar atrás todos los desencuentros, cada vez más públicos, que han marcado la última legislatura en Cataluña.

Críticas a PDECat y apoyo a Santi Vila

En clave interna, Puigdemont asegura que el “espacio natural” de los herederos de la extinta Convergència es JxCat y no el PDECat de Àngels Chacón. Se muestra confiado en que los políticos que aún están en esa formación, como Artur Mas y Andreu Mas-Colell, se unirán a su proyecto.

También ha defendido al exconsejero de Territorio y Sostenibilidad, Cultura y Empresa y Conocimiento Santi Vila. Ha calificado de “muy triste” que el exalcalde de Figueres (Girona) deba entregar un piso de su propiedad como fianza en el caso de las obras de Sijena y deja claro que, según su punto de vista, cualquier político que ejecute una estrategia pactada en el Consejo Ejecutivo de la Generalitat y que reciba por ello “consecuencias penales, debe tener el apoyo de las instituciones que le encargaron el trabajo”. Con todo, justifica que en este caso no sea así porque no pueden hacerlo. “Imagino que hay razones legales que lo impiden”, sentencia. De nuevo, la culpa es de Madrid.

Destacadas en Política