Menú Buscar
Aeropuerto de El Prat en Barcelona / EFE

Pugna entre el Gobierno y la Generalitat por el éxito del aeropuerto de El Prat

Sáenz de Santamaría visitará Barcelona para sacar pecho de las inversiones en esa infraestructura, que el Ejecutivo catalán no gestiona pero incluye en una millonaria campaña de propaganda

4 min

El aeropuerto de El Prat como arma propagandística. Gobierno y Generalitat pugnan por sacar rédito de los buenos resultados de esta infraestructura, una de las que más crece a nivel europeo. Mientras el Estado presume de las inversiones y de su gestión, en Sant Jaume gastan una millonada en una campaña institucional sobre el liderazgo económico catalán, instalaciones aeroportuarias incluidas.

Cabe recordar que la Generalitat no tiene poder de decisión sobre las instalaciones de El Prat. Pero todo vale en el marco de un proceso independentista en el que el Govern pretende demostrar que, económicamente, Cataluña puede volar sola. Nunca mejor dicho.

Pedagogía del PP

Tal como adelantó Crónica Global, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, viajará de nuevo a Barcelona este viernes –ella ya avanzó que pretendía intensificar su agenda catalana en el marco de la llamada operación diálogo—. Lo hará, en esta ocasión, para explicar junto al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, las inversiones realizadas por el Estado en el aeropuerto de El Prat, concretamente en lo que respecta a los accesos ferroviarios.

El acto forma parte de la pedagogía que el Gobierno español se ha propuesto realizar en Cataluña como respuesta al desafío secesionista, pero en este caso se centra en una cuestión clave: el de las infraestructuras.

Según los datos de la Cámara de Comercio de Barcelona, el de El Prat es el aeropuerto europeo que más crece entre los que tienen más de 40 millones de pasajeros anuales, pues ha pasado de la décima a la séptima posición en volumen de viajeros. Se sitúa por delante de Londres-Gatwick, Múnich y Roma. Dentro de España, también es el que mejor evoluciona en todos los destinos intercontinentales.

La renuncia del Estatut

Gestionar el aeropuerto de El Prat, que depende de Aena --participada mayoritariamente por el Gobierno español—, es una vieja aspiración de la Generalitat. Fue objeto de un intenso debate entre ambas Administraciones durante la redacción del nuevo Estatuto de Autonomía, pero finalmente se descartó.

El expresidente Artur Mas, que en aquella época estaba en la oposición, renunció a ello en el denominado Pacto de la Moncloa, relativo a la reunión que mantuvo con el entonces presidente español, José Luís Rodríguez Zapatero, para negociar el proyecto estatutario.

Un millón de euros en propaganda

Sin embargo, el Gobierno catalán no ha perdido la oportunidad de sacar provecho propagandístico de lo bien que funcionan esas instalaciones aeroportuarias y las ha incluido en la campaña institucional denominada La fuerza de un país, que ha costado un 987.639 euros y que pretende demostrar el liderazgo económico de Cataluña en diversos ámbitos.

De ahí que la Generalitat insertara, hace varias semanas, 18 cuñas radiofónicas y 17 anuncios en prensa alusivos a los beneficios del aeropuerto de El Prat. El coste de esos espacios publicitarios en diarios alcanzó los 55.000 euros, siendo el diario La Vanguardia el más beneficiado: solo por una inserción recibió 20.405 euros. El resto de rotativos que publicaron las bondades del aeropuerto de El Prat fueron Ara, La Grada, El Periódico de Catalunya, El Punt Avui, L’Esportiu y Sport.