Menú Buscar
Imagen de cruceros atracados en el Puerto de Barcelona / CG

El Puerto de Barcelona asegura que Colau miente con la contaminación

La instalación que preside Mercè Conesa revela que el tráfico de contenedores y cruceros emite 16 veces menos CO2 de lo que asegura el Ayuntamiento

5 min

El Puerto de Barcelona ha acusado hoy al Ayuntamiento de Barcelona de mentir sobre las emisiones. La instalación que preside Mercè Conesa ha precisado que el dióxido de carbono directo e indirecto que genera el tráfico de cruceros y contenedores es de 315.000 toneladas al año, 16 veces menos de lo que asegura el gobierno local de Barcelona en Comú y PSC

Según el Puerto, la metodología utilizada para calcular lo que contamina la avalan expertos internacionales. La estimación de 315.000 toneladas se divide en 215.000 directas generadas por las embarcaciones, 80.000 correspondientes al consumo eléctrico del recinto aeroportuario y otras 20.000 toneladas de CO2 que se imputan a vehículos, maquinaria de terminal e industria. Cualquiera que fuera el reparto, la cifra se aleja, y mucho, de los 5,3 millones de toneladas de dióxido de carbono que el Ejecutivo local asigna a la dársena. Ese guarismo, sostiene el Puerto, es atribuible a la "manipulación".

"Poco riguroso"

La ciudad portuaria estima que los 5,3 millones de toneladas anuales de emisiones de CO2 que le atribuye el consistorio corresponden a todos los trayectos que hacen los buques de carga y pasajeros que atracan en el mismo. La contaminación sería la total, esto es, toda la polución generada a lo largo de la ruta marítima internacional de un barco de contenedor, ferry o crucero que se detenga al menos una vez al año en Barcelona. "Ningún método de cálculo riguroso puede atribuir a un solo puerto las emisiones de toda una ruta que hacen las embarcaciones que escalan en él", defiende la instalación.

puerto barcelona contaminacion
Contaminación calculada por el Ayuntamiento de Barcelona y la polución estimada por el Puerto / APB

Hay más. La instalación enfatiza que "emite diez veces menos dióxido de carbono que la ciudad de Barcelona", ya que según las cifras calculadas por el propio Ayuntamiento la urbe en su conjunto genera 3,4 millones de toneladas de CO2 al año.

Hasta 41.000 puestos de trabajo

Ante estas cifras, el Puerto pide al Ayuntamiento de Barcelona que rectifique, ya que está poniendo en cuestión "una actividad que genera 41.000 puestos de trabajo y el 1,7% del PIB de Cataluña". Lo que es más, el hub logístico hace hincapié en los esfuerzos realizados hacia la reducción de emisiones. Éstos se centran en el plan BCN Zero Carbó y se traducen en iniciativas como la electrificación de los muelles, la generación de energía renovable --eólica y fotovoltaica-- e incentivar el uso de combustibles no fósiles para el movimiento de mercancías, entre otras medidas. En estos momentos, precisa la instalación, está en condiciones de recortar al 50% la generación de gases de efecto invernadero directos e indirectos en 2030.

Cualquiera que fuera su hoja de ruta, las cifras aportadas por el Puerto distan, y mucho, de las expuestas por el Ejecutivo local el martes. Fuentes municipales indicaron que la actividad combinada de la dársena y el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-el Prat genera 12,9 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, por 3,4 millones la ciudad. Los datos fueron presentados por la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, y el polémico concejal de Transición Ecológica y Emergencia Climática, Eloi Badia. Ambos pidieron esfuerzos a las dos infraestructuras para frenar la "emergencia climática" --una alerta que declarará hoy el consistorio-- en Barcelona.