Menú Buscar
El rey Felipe VI en una imagen reciente / CASA REAL

Un pueblo de Lleida declara persona 'non grata' a Felipe VI

El pleno de Les Borgues Blanques, con el apoyo de los independentistas, aprueba esta moción contra el monarca

03.10.2019 13:23 h.
3 min

Les Borges Blanques se une a Sitges, Girona, Premià de Mar y otros tantos municipios catalanes, y declara persona non grata a Felipe VI. Los independentistas de Borges per la República, con seis concelajes, y Junts per les Borges, han sacado adelante por unanimidad la moción en el pleno del ayuntamiento este miércoles.

Aunque en Barcelona, JxCat, ERC y la CUP presentaron una propuesta en el mismo sentido en 2017, el pleno rechazó su aprobación. Tras ello, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, aseguró que, pese a que su partido es claramente republicano, una medida de este tipo no aflojaría la tensión, e iba en contra de la voluntad de diálogo. Eso sí, el pasado lunes republicanos, neoconvergentes, y comunes rechazaron la propuesta del PP de volver colgar el retrato del rey en el salón de plenos --se retiró en 2015 el de Juan Carlos I--. 

Girona, por mayoría 'indepe'

El pleno del 24 de octubre de 2017 aprobó, también por amplia mayoría, declarar al rey Felipe VI persona non grata en la ciudad de Girona. Una moción que contó con el apoyo de 17 concejales de PDeCAT, ERC y la CUP, para reprochar al monarca su "falta de neutralidad" en su discurso del 3-O, dos días después del referéndum ilegal

Sitges, al igual que Arenys de Munt, Cervera o Esparreguera, declaró non grato al rey y a su familia. El municipio del Garraf aprobó una moción presentada por la CUP en junio de 2016. El motivo alegado fue que el título que ostenta Felipe VI no es "resultado de un proceso democrático", sino "la herencia dictada por su antecesor Francisco Franco". 

Parlament

Este miércoles, el Tribunal Constitucional tumbó por unanimidad la resolución del Parlament que acordó crear una comisión de investigación sobre la monarquía. Estima así el recurso que interpuso el Gobierno central, al considerar que la Cámara catalana se había excedido en sus competencias.