Menú Buscar
El TSJC apercibió a medios de comunicación catalanes por el anuncio del referéndum / CG

Nadie quiere gestionar la publicidad del referéndum

Carat renuncia a un contrato de 2,7 millones y Focus, Arena y Havas declinan quedarse con la licitación de urgencia impulsada por el Govern

3 min

El Govern se ha quedado sin agencia para gestionar la publicidad del referéndum. La conselleria de Presidencia, liderada por Jordi Turull, ha declarado desierto este jueves un concurso para adjudicar de forma urgente la inserción de publicidad institucional para “potenciar el civismo” entre la ciudadanía. Un epígrafe bajo el que se camuflaba la administración de los anuncios para llamar a votar el 1-O.

El sector tenía claro que promover las buenas prácticas ciudadanas no era el objetivo capital de la Generalitat en el contrato que duraba 27 días. La agencia que resultara ganadora tenía que distribuir la campaña institucional entre los medios de comunicación del martes 5 al sábado 30 de septiembre. El día antes de la votación que ya se ha convocado.

Carat y Focus renuncian a 2,7 millones

La urgencia excepcional también levantó recelos entre las cuatro grandes empresas del sector a las que se había invitado. Los cuatro grupos que compitieron en 2015 por la adjudicación del Acuerdo marco de servicios de gestión e inserción de publicidad institucional en medios de comunicación: Carat, Focus Media, Arena Media Communications y Havas Media.

Carat Global, una de las filiales en España de la japonesa Dentsu Aegis Network, se había hecho con el contrato por presentar la oferta más baja. Con su plica se comprometía a distribuir toda la campaña por 2,7 millones de euros. Se había impuesto al otro grupo que había concurrido a la licitación, Focus Media, con un presupuesto de 2,8 millones.

Pero renunció en el momento de comunicarles la resolución mediante correo electrónico y Focus ha hecho lo propio a continuación. Arena y Havas ni siquiera habían remitido una plica a Presidencia.

Riesgo de las consecuencias

Han declinado pujar o se han desmarcado a última hora de la concesión sin dar más detalles a al Generalitat. El riesgo a las consecuencias administrativas y penales de participar en la organización del referéndum del 1-O han pesado.

La Generalitat no tiene agencia, pero ya ha lanzado la polémica campaña en los medios públicos. Se desconoce si también será el propio Govern el que se encargue directamente de comprar los espacios publicitarios de los medios de comunicación dispuestos a publicar publicidad del 1-O o si se insistirá en contratar a un tercero.