Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha, Mariano Rajoy (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (C') y Pablo Iglesias (Podemos).

PSOE y Ciudadanos ven posible un acuerdo con PP sin Rajoy

Sánchez se somete hoy a su segunda votación de investidura sin perspectivas de éxito, y reanudará las negociaciones el lunes

María Jesús Cañizares
3 min

Descartada la posibilidad de que Pedro Sánchez sea investido hoy presidente en segunda votación, el futuro Gobierno español volverá a quedar en manos de la estrategia negociadora de quienes han llevado la iniciativa durante estos dos meses, PSOE y Ciudadanos.

Lograr que el PP se sume a los acuerdos de estas dos formaciones será el principal objetivo de la formación naranja, y la solución menos traumática para un Partido Socialista donde el acercamiento a Podemos levanta ampollas. Especialmente, después del agresivo discurso pronunciado por Pablo Iglesias en la primera sesión de investidura, donde azuzó los fantasmas del pasado del PSOE.

Sánchez y Rivera ven posible el gran pacto, que no coalición de gobierno –Ciudadanos no pide entrar en ese virtual Ejecutivo– con el PP. Pero sin Mariano Rajoy, sabedores de que un amplio sector de los populares que pugnan por la renovación ya le dan por amortizado.

Documento asumible

Fuentes de ambos partidos aseguran a Crónica Global que el contenido del documento firmado a modo de hoja de ruta, solución al conflicto catalán incluido, podría ser perfectamente asumido por el PP. Admiten que el redactado del apartado dedicado a la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy evita hablar de derogación. Algo más difícil es que sea el actual presidente en funciones quien pilote ese gran acuerdo. PSOE y Ciudadanos no ven legitimado a Rajoy para impulsar un programa de regeneración democrática y de lucha contra la corrupción, dos de los ejes del acuerdo de investidura entre Sánchez y Rivera.

Ambos dirigentes tienen dos meses para revalidar su acuerdo y ampliarlo. De lo contrario, volverían a repetirse unas elecciones que nadie quiere, aunque las encuestas internas de Ciudadanos le otorgan un leve aumento de votos. Representan, dicen, el voto útil del centro. Por su parte, Pedro Sánchez necesita mantener el liderazgo recuperado, de ahí que su mejor opción sea encomendarse al declive de Rajoy, que parte de cero en cuestión de pactos.

Es la sombra de lo que fue. Durante la campaña del las elecciones generales, pedía a su hombre de confianza, Jorge Moragas, hacer más territorio. Ahora se acerca a la invisibilidad.

Destacadas en Política